El coronavirus también está teniendo un impacto significativo en los servicios religiosos. La Arquidiócesis de Los Angeles, una de las más importantes del país, ha publicado las medidas adoptadas para ayudar a la comunidad frente a la pandemia.

Para ayudar a los sacerdotes a desarrollar su ministerio con fe, prudencia y juicio sabio, el Arzobispo, en consulta con los Obispos Auxiliares y con el Consejo de Sacerdotes, ha establecido las siguientes recomendaciones litúrgicas durante la crisis de coronavirus:

—Las parroquias, capillas, centros y misiones deben cerrarse al público a partir del 24 de marzo del 2020 hasta el 19 de abril del 2020 (inclusive) o hasta nuevo aviso.

—Las oficinas de las iglesias deben cerrarse al público. Los párrocos deben permitir que un mínimo personal (menos de 10 empleados) sigan trabajando en la oficina, observando el distanciamiento social.

—El distanciamiento social requiere una separación de las personas de por lo menos dos metros (seis pies). Además, debe de practicarse una buena higiene, lavándose las manos con agua y jabón con frecuencia. Y usando productos desinfectantes de manos que contengan al menos 60% de alcohol. Los párrocos deben permanecer vigilantes, recordando a los feligreses y al personal que permanezcan en sus casas si están enfermos, especialmente si tienen síntomas de fiebre o tos.

—Si su parroquia está equipada con un campanario, se les invita a que toquen sus campanas a las 12 p.m. (mediodía) y a las 6 p.m., como un signo de solidaridad y esperanza, y para asegurarle al pueblo de Dios que nosotros como Iglesia aún estamos muy presentes a través de la crisis del coronavirus.

Celebraciones de misas

—Se ha suspendido la celebración pública de la Misa en la Arquidiócesis de Los Ángeles, hasta el 19 de abril del 2020 (inclusive) o hasta nuevo aviso. Se anima a los sacerdotes a seguir celebrando la Misa para sus fieles, pero deben hacerlo en la forma de “Misa Privada” (por ejemplo, sin su congregación) adentro de su parroquia o capilla y para ser transmitida en vivo. Uno o dos ministros de la liturgia pueden asistir al sacerdote.

—Los sacerdotes deben animar a sus fieles a mantener santo el Día del Señor. Algunas formas de hacer esto incluye: la lectura de los Evangelios, orar con sus familias, y unirse al sacrificio de la Misa a través de un acto de comunión espiritual.

—Si un sacerdote desea exponer el Santísimo Sacramento para Adoración, debe hacerlo por transmisión en vivo sin la presencia de ninguna persona. Por favor asegure que el Santísimo Sacramento esté seguro en su lugar de Exposición.

—Se invita a las parroquias a informar a sus feligreses sobre las oportunidades para ver la transmisión en vivo de la Misa y de otros servicios. Las Misas diarias y dominicales serán transmitidas en vivo desde la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles por la página de Facebook LA Catholics (facebook.com/lacatholics).

Bautizos

—A menos que exista una emergencia, la celebración del Sacramento de Bautismo debe posponerse hasta nuevo aviso. Esto incluye los bautismos que normalmente tienen lugar durante la Vigilia Pascual.

Bodas

—Debe posponerse la celebración del Sacramento del Matrimonio desde ahora hasta el 19 de abril del 2020 (inclusive), o hasta nuevo aviso.

—Un sacerdote no puede celebrar el Sacramento del Matrimonio si la pareja no tiene una licencia de matrimonio civil válida. • Se recomienda que los párrocos notifiquen sobre este cambio a las parejas que ya han calendarizado sus bodas.

Funerales

—Los funerales pueden hacerse en la forma de “El Rito de Sepelio y la Oración final sobre el lugar de la sepultura” (también conocido como “servicio en el lugar de la sepultura”) en el cementerio. Si la familia desea, una misa conmemorativa, ésta puede ser calendarizada en una fecha posterior a el coronavirus.

Compartir

Más artículos de interes