Pero hay muchas personas que optan por curar o aliviar una enfermedad no con pastillas, jarabes o inyecciones, sino tomando una infusión de hierbas, practicando la meditación o pidiendo en oraciones espirituales la sanidad; a esto se le llama medicina alternativa y complementaria. Este tipo de medicación se compone de sistemas, prácticas y productos que no se consideran parte de la medicina convencional e incluye tratamientos que se usan además de las terapias normales (medicina complementaria) o en lugar de las mismas (medicina alternativa).

Esta es una costumbre muy popular en muchas culturas, sobre todo cuando se trata de remedios para enfermedades leves; por ejemplo, para una gripe, nada mejor que un caldo de pollo; para una tos persistente y una garganta irritada, cucharadas de miel con limón, y así por el estilo hay varios remedios caseros que se utilizan para acabar con el problema o aminorar sus efectos.
En casos de enfermedades más serias, se sabe que algunos pacientes con cáncer usan la medicina complementaria y alternativa para poder sobrellevar los efectos secundarios de las terapias normales, como las náuseas, el dolor y la fatiga, así como para aliviar el estrés o sentir como si estuvieran contribuyendo aún más a combatir la enfermedad que los aqueja.

Avísele al doctor

Según un estudio financiado por el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM), muchos pacientes que usan estos métodos curativos no hablan de eso con su médico. Mientras que muchos de estos métodos (por ejemplo, la acupuntura, el ejercicio y la relajación) pueden ayudar al paciente sin causarle daño, otros, como los suplementos alimenticios o las “megavitaminas”, algunas veces pueden resultar contraproducentes.

Según un estudio financiado por el NCCAM, se reportó que “es posible que los pacientes piensen que no es importante reportar el uso de hierbas u otros tratamientos disponibles sin receta”, pero, al mismo tiempo, “los pacientes que usan dichos tratamientos desconocen las posibles interacciones” entre los medicamentos contra el cáncer y el tratamiento de la medicina complementaria y alternativa.

Tome una decisión acertada

Cuando se trata de cáncer, el utilizar o no un tratamiento de la medicina complementaria y alternativa es una decisión personal que puede tener consecuencias en su salud. Si le interesa usar un tratamiento no convencional, averigüe si se han realizado estudios científicos sobre su seguridad y efectividad. Sin embargo, conseguir información fidedigna no es tan fácil como parece.

Tenga cuidado con los productos que anuncian las compañías o los médicos como una “cura” y también con los tratamientos que recomiendan sus amigos y familiares. Muchas de estas compañías o médicos hablan sobre los resultados positivos que han visto y dicen que han realizado estudios clínicos, pero no ofrecen pruebas ni copias de dichos estudios, sólo recomendaciones. En cambio, busque información proveniente de fuentes confiables, como el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), cuya página web es: www.cancer.gov/CAM. Allí puede aprender más sobre los tratamientos de la medicina complementaria y alternativa, y las investigaciones actuales que se están realizando en este campo. También puede llamar al 1-800-422-6237. EC

Información proporcionada por el Instituto Nacional del Cáncer

Para más temas de interés visite: www.elclasificado.com sección: Artículos
¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes