A veces pasa inadvertido. Pero el que sufre de veras es el pequeño que está siendo víctima de abuso, acoso, bromas de mal gusto por parte de “amigos” y compañeros de la escuela.

Por eso los padres deben estar atentos a las señales que indiquen que su hijo está pasando por este problema. Tenga en cuenta las siguientes señales:

• Si el niño vuelve a casa con prendas de vestir, libros u otras pertenencias rotas, dañadas o faltantes
• Si presenta moretones, cortes o rasguños inexplicables
• El menor parece temeroso de ir a la escuela, de caminar hacia y desde la escuela, de subir al autobús escolar o de participar de otras actividades escolares
• El niño parece estar triste, de humor cambiante, o deprimido cuando vuelve a casa
• Si frecuentemente parece ansioso y/o sufre de baja autoestima

Si usted sospecha que su hijo/hija está siendo molestado o intimidado, recuerde apoyarlo, informar a otros y tomar medidas al respecto.

Primero, muéstrele a su hijo todo su apoyo y reúna información sobre el acto de molestia o intimidación. Dígale a su hijo que usted está preocupado por él y hágale preguntas.

  • Contacte al maestro y/o director de la escuela de su hijo. El probablemente esté en una mejor posición para comprender las relaciones entre su hijo con sus compañeros en la escuela.
  • Pídale al maestro que hable con otros adultos que interactúan con su hijo en la escuela para ver si ellos han observado a otros estudiantes molestando o intimidando a su hijo.

Recuerde que no hay nada peor que no hacer nada, y los actos de molestia o intimidación pueden tener efectos graves. EC

Para más información, visite www.stopbullyingnow.hrsa.gov/es/indexAdult.asp

Compartir

Más artículos de interes