Prendas como bufandas u otras telas pueden servir para seguir el consejo de las autoridades protegerse la cara y no contagiarse de coronavirus

Si no tiene una mascarilla médica porque ya se han acabado o son demasiado caras a través de internet, no desespere. Hay miles de personas que han recurrido al ingenio para fabricarse una en casa con una máquina de coser o, en su defecto, usar otras prendas para taparse la cara antes de salir a la calle y evitar así más contagios por Covid-19.

Los revestimientos para la cara de tela deberían:

—Ajustarse cómodamente al lateral de la cara

—Asegurarse con lazos o ganchos

—Incluir múltiples capas de tela

—Permitir la respiración sin restricciones

—Poder lavarse y secarse a máquina sin daños.

La CDC sobre revestimientos de tela hechos en casa

Los expertos de la CDC recomiendan usar cubiertas de tela para la cara en lugares públicos donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener (por ejemplo, supermercados y farmacias), especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa.

Los CDC también recomiendan el uso de revestimientos faciales de tela simples para retrasar la propagación del virus y ayudar a las personas que pueden tener el virus y no lo saben a transmitirlo a otros. Los revestimientos de tela hechos de artículos para el hogar o hechos en casa con materiales comunes a bajo costo se pueden usar como una medida de salud pública voluntaria adicional.

Los revestimientos de tela para la cara no se deben colocar en niños pequeños menores de 2 años, en cualquier persona que tenga problemas para respirar o que esté inconsciente, incapacitado o que no pueda quitarse la máscara sin ayuda.

Las cubiertas de tela recomendadas no son máscaras quirúrgicas ni respiradores N-95. Esos son suministros críticos que deben continuar reservados para los trabajadores de la salud y otros servicios de primeros auxilios médicos, según lo recomendado por la guía actual de los CDC.