Pablo Scarpellini. Las Vegas | 11 de noviembre de 2011

 
El espíritu combativo y revolucionario de Calle 13 confirmó su hegemonía en la mayor fiesta de la música en español de Estados Unidos. Si hace dos años fueron cinco los Latin Grammys que se llevaron a casa, en esta edición establecieron una nueva marca al obtener nueve de los diez a los que aspiraban. Sólo fallaron en el que no podían ganar, nominados como estaban dos veces en la categoría de álbum del año.

 

Su cuarto disco “Entre los que quieran” y la canción “Latinoamérica”, con carga política y mensaje de integración, arrasaron sin contemplaciones en las categorías principales, incluyendo la de Mejor Album del Año, Mejor Grabación del Año, Mejor Canción del Año, Mejor Album de Música Urbana y Mejor Canción Urbana. Las Vegas y el hotel Mandalay Bay donde se entregaron los premios, volvieron a ser territorio abonado para los chicos de San Juan, Puerto Rico.
 

Quizá por eso René Pérez Joglar, alias “Residente”, se decantó por pedir perdón a sus competidores de forma velada, avasallados por la fuerza y la popularidad de la música urbana más cotizada del momento. “Gracias a los demás nominados por estar ahí, a Pitbull, a Don Omar. Yo sé que no somos los que sonamos en la radio, sino en el corazón”, dijo en tono reivindicativo. “Viva el arte y la gente que no se vende por dinero sino porque verdaderamente lo siente. Eso es música urbana”. Después, añadió que “esto es el triunfo de la música de verdad, porque hay que tener agallas para hacer lo que estamos haciendo, porque estamos rompiendo con un montón de cosas. Ojalá que existan más bandas como nosotros”.
 

Los puertorriqueños también se llevaron el galardón a la Mejor Canción Alternativa,  Mejor Canción Tropical y al Mejor Vídeo Musical versión corta por “Calma pueblo”, un trabajo especial por las trabas impuestas por la administración en Puerto Rico.
 

Sólo Shakira pareció hacerles sombra en la parte del protagonismo, porque en cuestiones de gramófonos dorados se mantuvo en la media del resto del gremio, uno y gracias. Pero la colombiana ya había sido distinguida la noche anterior como la Persona del Año por la Academia Latina de la Grabación y lo demás ya poco le importaba. Aún así, la barranquillera se llevó el Grammy al Mejor Album Vocal Pop Femenino con “Sale el sol”, además de interpretar dos canciones de su nuevo disco como parte del amplio repertorio previsto para la velada. Actuaron, entre otros, Wisin y Yandel, Marc Anthony y Pablo Alborán, el malagueño nominado a tres Grammy que no pudo hacerse con ninguno.
  

Los siguientes en discordia fueron la banda de rock mexicana Zoé y el cubano Paquito de Rivera, con dos galardones cada uno, a años luz de “residente” y “visitante”. Y en el grupo de un solo premio aparecieron Maná como el Mejor Album Rock por “Drama y luz”, el venezolano Franco de Vita en la categoría de Mejor Album Vocal Pop Masculino con su trabajo “Primera fila”, Diego el Cigala por el Mejor Album de Tango con “Cigala y tango”, y Niña Pastori en la categoría de Mejor Album de Flamenco.

Además, Alex Ubago se llevó a casa el premio al Mejor Album Vocal Pop Dúo o Grupo con el trío “Alex, Lena y Jorge”. Hubo, como cada año, una amplia representación española, en una ceremonia televisada a nivel nacional y con un volumen de adeptos in crescendo. Es, como dice Pau Donés de Jarabe de Palo, “donde hay que estar”.  EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes