Luca Verne. Los Angeles | 19 de marzo de 2012
 

He aquí una película con la vitola de las que se saben ganadoras antes de empezar, una de esas con aura de franquicia taquillera y con un reparto para conquistar a las masas juveniles de medio mundo, “The Hunger Games”, que se estrena en Estados Unidos el próximo 23 de marzo.

 

Como éxitos anteriores que ya hicieron gala de su poderío en taquilla, franquicias como “Twilight” o “Harry Potter”, “The Hunger Games” está basada en una trilogía de novelas del mismo título de la autora Suzanne Collins, una escritora para programas de televisión infantil antes de saltar a la fama con su intrépida imaginación.

 

La cinta dirigida por Gary Ross, conocido por películas como “Pleasantville” o “Seabiscuit”, es una creativa adaptación de la primera novela, la historia de una joven de 16 años, Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence), seleccionada para participar en los llamados “Juegos del hambre”.

 

En la vida real, la elección fue clara para Ross cuando se topó con Lawrence y su soberbia actuación. Dice de ella que no solo era perfecta para el papel, sino que no hay duda de que será una de las grandes actrices del futuro.  

 

“Su opinión y la mía siempre han sido opuestas”, dice la actriz entre risas. “Y estoy siendo humilde pero mi autoestima es muy baja. Le agradezco mucho que diga algo así”.

 

De todas formas, espera que el ritmo baje conforme pasen los años. “Me encanta actuar y hacer películas pero me gustaría que bajase un poco la atención y tener una familia y una vida normal”. Para eso confía en poder moverse detrás de las cámaras para no tener tanta atención. Hasta ahora ha estado bien porque soy joven, pero espero que se calmen las cosas”.

 

Sabe que esta franquicia que acaba de arrancar le cambiará la vida, algo para lo que está preparada. “La gente y los papparazi son parte del negocio. Eres un idiota si te quedas impresionado cuando la gente te pide un autógrafo. Yo espero rodearme de mi gente para no cambiar. Soy demasiado feliz como soy”.

 

En cuanto a la película que protagoniza, cree que incluye un mensaje “negativo” y que es “una horrible reflexión sobre los humanos y sobre nosotros como sociedad. La razón por lo que engancha es porque nos fascina la tragedia de los demás y cuanto más trágico mejor”.

 

Se trata de una lotería cruel y morbosa que ordena el gobierno totalitario de Panem, el país resultante de la era postapocalíptica y ubicado donde hubieran estado los países de Norteamérica. Ese gobierno controla los juegos desde una ciudad futurista, eligiendo al azar a dos jóvenes de entre 12 y 18 años de cada distrito (son 12 en total) para matarse entre ellos en un bosque hasta que sólo quede uno.

 

Y aunque Ross ha prescindido de la violencia más gráfica, no falta la sangre, la tensión y los nervios por saber quién va a sobrevivir después de unos días de entrenamiento previo en la ciudad. Todo ello televisado para todo el país ante la algarabía de los citadinos, personajes frívolos y ávidos de sangre y emoción con los juegos anuales.

 

En cuanto a su protagonista, se trata de la primera voluntaria en la historia de los juegos —lo hace para salvar a su hermana pequeña de una muerte segura— y una joven con poder, ternura y compasión que seduce a los espectadores que siguen los juegos a todas horas, como una especie de “Gran Hermano” a muerte.

 

Lawrence llena la pantalla con sus profunda mirada y su actitud. Nacida en Kentucky hace 21 años, es sin duda una de las caras nuevas de la pantalla. Pese a su juventud, ya se ha paseado por la alfombra roja de los Oscar, nominada como estuvo el año pasado en la categoría de mejor actriz por su papel en “Winter’s Bone”.

 

Lejos de aquella cinta independiente, esta es una de esas que cambia carreras. Hace unos días, saboreó un aperitivo de lo está por llegar, con miles de personas en California esperando desde la noche anterior para tener la oportunidad de conocerla en un centro comercial, a donde acudió para firmar pósters de la cinta.  

 

La acompañaban los otros dos jóvenes protagonistas, Liam Hemsworth, hermano de Chris (“Thor”), y Josh Hutcherson (“The Kids Are All Right”), que además de ser los hombres que se disputan el amor de Lawrence en la cinta, parece que serán el foco principal de atención de los fanáticos de medio mundo. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes