Jon Favreau dirige la vuelta del clásico de Disney a la gran pantalla

Hay muchas formas de revivir un clásico y Disney sabe muy bien cómo hacerlo, transformando una cinta de dibujos animados en un filme de acción generado por computador que promete entusiasmar al público y a la crítica.

Se trata de un remake del clásico de 1967, El libro de la selva, uno de los títulos más emblemáticos del estudio y basado en la legendaria obra de Rudyard Kipling, esta vez en manos del director de “Iron Man”, Jon Favreau, que añade así un interesante título a su carrera cinematográfica.

La cinta tiene el elemento fantástico sobre la pantalla pero consigue darle una apariencia muy real a la jungla por la que se mueve Mowgli, el joven que protagoniza de nuevo el clásico, como no podía ser de otra forma, y que encarna el pequeño Neel Sethi, de 10 años.

Sethi fue la elección de Favreau después de uno de esos cástings inolvidables en busca del rostro perfecto. La búsqueda llevó a los responsables del proyecto a rastrear por innumerables mercados, desde Nueva York hasta Nueva Zelanda y pasando por Londres, Canadá y la India.

Sethi es un joven americano de origen indio que se ha convertido en el centro de atención de la cinta al ser el único actor que aparece en ella, además de Ritesh Rajan, que tiene un pequeño papel haciendo del padre de Mowgli. El resto de los personajes se han animado a través de la tecnología, todo esa universo de animales conocidos de sobra por los aficionados a la novela de Kipling.

Ahí están la pantera Bagheera (la voz es de Ben Kinsgley), el tigre de bengala Shere Khan (Idris Elba) y el oso Baloo (Bill Murray), el inseparable amigo de Mowgli. También aparece la temible serpiente Kaa, animada por la voz de Scarlett Johansson, y el enorme orangután que cayó sobre los hombros de Christopher Walken, King Louie.

Todo ello preservando la historia original pese al elemento tecnológico que introducen en la nueva versión. “La idea de salir a la jungla y rodar esto no se sentía como que hubiera tenido la magia que tenía la cinta de 1967”, dijo en su momento Favreau. “Había una cualidad de ensueño, algo surreal que queríamos preservar”. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes