Cuando le quiero más ceñir con lazos,
y viendo mi sudor, se me desvía,
vuelvo con nueva fuerza a mi porfía,
y temas con amor me hacen pedazos.

Voy a vengar en una imagen sana
que no se aparta de los ojos míos;
búrlame, y de burlarme corre ufana.

Empiézola a seguir, fáltanme bríos;
y como de alcanzarla tengo ganas,
hago correr tras ella el llanto en ríos.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes