Pachuca, Querétaro y Santos destrozaron las quinielas en la liguilla mexicana. ¿Chivas sacará la cara por los grandes?

Los últimos serán los primeros. Eso quedó demostrado en la liguilla del fútbol mexicano. Tigres, América y Veracruz se quedaron con la boca abierta, sorprendidos por las supuestas víctimas que llegaron sin nada qué perder. Cosa de locos este campeonato mexicano donde no sirve de nada terminar como líder. Pero así es el formato y ni modo.

Santos de la comarca lagunera no es la gran cosa, pero le ganó la partida a unos Tigres sin dientes ni garras. Pedro Caixinha puede ser sol y sombra pero su sistema de machacar al rival desde la salida llevó al equipo a las semifinales. El portugués les exige a sus muchachos entrega y atención durante cada minuto del partido.

Chivas supo solventar el clásico contra Atlas. Es el menos sorpresivo de los que pasaron a la siguiente ronda pero no hay que olvidar que hace poco andaba arrastrando la cobija. Después de la caída de los favoritos al empezar la liguilla, los del “Chepo” pueden ser los más favorecidos, si es que no se contagian con lo del favoritismo y Santos los excomulga del torneo.

Los Gallos Blancos del Querétaro son de pelea. Le quitaron lo bravo a los Tiburones con Ronaldinho en plan destacado. La mano de Vucetich acomodó a un conjunto que estaba desarticulado. Pero algo les faltaba. Dinho no está contento, menos cuando lo sacan del partido. Sus berrinches pueden ser desalentadores y eso se contagia. Pachuca los puso en su lugar en el juego de ida de las semis.

Los Tuzos son una corriente de agua fresca. Un caudal de juventud, dinamismo y ambición que se deja sentir en la cancha. Diego Alonso está debutando con pie derecho en el timón, donde sus canteranos están demostrando que se puede confiar en ellos. Pero cuidado, batallas internas pueden pasar factura. Jürgen Damm tuvo un altercado con su técnico porque no le está dando minutos. Quiere mostrarse y es entendible, pero hasta cierto punto. El cuadro que pone Alonso está funcionando, ¿y para qué moverlo?

Nadie daba mucho por ellos, pero los que avanzaron de último a la liguilla están a las puertas de la gloria. Solo uno llegará y si Chivas no aprovecha, el campeonato irá a parar donde menos se esperaba. EC 

Compartir

Más artículos de interes