A los deudores se les debe decir que tienen derecho a disputar la deuda reclamada y a recibir una verificación escrita de que la deuda aún está pendiente

Lic. Jess J. Araujo

La historia nos ha mostrado que cuando la economía de este país anda mal, los acreedores y sus agencias de cobro se vuelven muy agresivos. Cuando sus ingresos por actividades comerciales normales disminuyen, tratan de reponerlos persiguiendo a los clientes antiguos que todavía les deben dinero. Muchos propietarios de negocios contratan agencias de cobro para hacer que sus deudores les paguen. Debido a que las agencias de cobro generalmente obtienen un porcentaje de las cantidades que recuperan, los agentes de recuperación tienen un incentivo muy fuerte para hacer lo que puedan para incrementar las cantidades que recuperan. Después de años de documentar tácticas y métodos de cobro extremadamente abusivos e injustos, el gobierno federal de este país y todos los Estados aprobaron leyes para proteger a los “Consumidores Deudores” a quienes se define como una persona natural (no-empresa) que debe dinero por objetos, servicios a crédito, por razones personales, familiares o para el hogar.

Las leyes de cobranza justa de deudas disponen que:

Los agentes de recuperación deben informar debidamente al deudor durante el primer contacto que el propósito de la llamada o carta es para cobrarles dinero y deben identificarse personalmente así como al acreedor y la agencia de cobro para la que trabajan. A los deudores se les debe decir que tienen derecho a disputar la deuda reclamada y a recibir una verificación escrita de que la deuda aún está pendiente. Los deudores tienen el derecho de exigir que los agentes de recuperación dejen de llamarlos por completo o de limitar los días, horas, y lugares donde permitirán ser contactados. Si el primer contacto fue una llamada telefónica, la agencia de cobro debe proveer una verificación escrita dentro de 5 días que mencione las bases para la deuda reclamada y la cantidad pendiente. Si se hace esto, el deudor debe responder por escrito dentro de 30 días o la agencia de cobro asumirá que se debe el dinero. Es suficiente que la carta del deudor diga simplemente “I dispute the debt” (yo disputo la deuda).

Si la persona disputa la deuda o la agencia de cobro determina que no se debe el dinero reclamado, la agencia de cobro debe notificar a las oficinas de crédito. Los acreedores no deben identificarse con mentiras diciendo que son empleados de una corte, del gobierno, o de una agencia de reportes de crédito. Y los acreedores y agencias de cobro no pueden amenazar con demandar o reportar a los deudores a una agencia de reportes de crédito a menos que verdaderamente intenten hacerlo. Es ilícito utilizar o amenazar con utilizar la fuerza física, o causar el arresto del deudor. Es ilícito difamar a los deudores y utilizar profanidades o acosarlos. El acoso incluye, acciones y declaraciones rudas, desagradables o abusivas. Además es ilícito amenazar con deportar a los deudores si no pagan.

Los deudores tienen el derecho a demandar a sus acreedores y a las agencias de cobro que violan estas leyes. El plazo máximo para registrar una demanda en este tipo de casos es de un año. Los deudores que comprueben sus casos pueden obtener dinero por daños, sanciones civiles de hasta $1,000 dólares y que les paguen los honorarios de sus abogados. Las agencias de cobro tienen prohibido contactar a los deudores que tienen abogado. No dé información a los cobradores de deudas. Insista en que ellos le den información a usted. No se deje intimidar por ellos. Usted tiene muchos derechos. Úselos con confianza. ¡NO SE DEJE! ®. EC 

Más artículos de interes