Una nueva ordenanza fue aprobada para establecimientos que venden alcohol en zonas no incorporadas del Condado de Los Ángeles

Después de un año de reuniones públicas, encuestas y visitas a residentes y dueños de negocios, la Junta de Supervisores de Los Ángeles votó el pasado 2 de mayo para aprobar un mandato legal u ordenanza llamado “Safe Access to Alcohol and Food Establishments” (Acceso Seguro a Establecimientos de Ventas de Alimentos y Alcohol – SAAFE), una petición presentada por el presidente de la Junta, Mark Ridley-Thomas y la Supervisora Hilda Solis. La nueva orden actualizará las normas operativas de las tiendas minoristas que venden alcohol en las zonas no incorporadas del Condado de Los Angeles, para que también brinden acceso a alimentos saludables.

La organización Social Model Recovery Systems unió fuerzas con los Departamentos de Salud Pública y Planificación Regional del Condado de Los Ángeles, para informar al público, conocer las perspectivas de los comerciantes y obtener el respaldo de la comunidad para que la ordenanza SAAFE se pudiera concretar.

La medida tiene como objetivo no solo reducir los índices de delincuencia relacionada con la proliferación de licorerías en vecindarios de bajos recursos, sino que además el hecho de poder ofrecer a los residentes de esas zonas acceso a más alimentos saludables, como frutas, verduras y productos integrales, en los mismos establecimientos que venden alcohol.

“Las ventas de alcohol afectan a nuestros vecindarios y fue la comunidad misma, incluidos los residentes, dueños de negocios y proveedores de servicios sociales locales los que encabezaron esta iniciativa”, dijo Zelenne Cardenas, Directora de Servicios de Prevención y Nexo con la Comunidad de Social Model Recovery Systems.

La ordenanza establece que los productos saludables deberán además ser exhibidos en áreas de alta visibilidad en las tiendas. “Muchas de nuestras comunidades son como ‘desiertos alimenticios’ carentes de alimentos saludables disponibles a nivel local, y esto es sumamente injusto para las familias que viven allí”, afirmó la Supervisora Hilda L. Solís. “Ofrecer alimentos saludables en licorerías convenientemente ubicadas brindará a los residentes opciones alimenticias más saludables y además ayudará a mantener seguras a nuestras comunidades”. EC

Compartir

Más artículos de interes