Los recientes terremotos en Haití y Chile son un recordatorio de que siempre hay que estar preparados para este tipo de acontecimientos. Como el estado de California se encuentra ubicado sobre la inestable Falla de San Andrés –que de cuando en cuando nos recuerda que estamos sobre terreno peligroso–, debemos tomar las medidas preventivas para cuando suceda una sacudida mayor y ésta no nos tome completamente desprotegidos.

1. Prepare un paquete de emergencias
Este debe incluir elementos como alimentos no perecederos, agua, una radio de baterías, baterías y linternas adicionales. Prepare un paquete adicional y guárdelo en su automóvil. Este segundo equipo debe incluir: copias de las recetas de sus medicamentos e insumos médicos, ropa de cama y ropa de vestir, incluso bolsas de dormir y almohadas. También agua en botellas, una radio de baterías y baterías adicionales, un equipo de primeros auxilios y una linterna. Además, copias de documentos importantes como: licencia de conducir, tarjeta del Seguro Social, prueba de residencia, pólizas de seguros, testamentos, escrituras, certificados de matrimonio y de nacimiento, registros fiscales, etc.

2. Elabore un plan familiar
• Es posible que su familia no se encuentre en el mismo lugar cuando se produzca el desastre, de modo que es importante saber cómo se comunicarán entre sí, cómo volverán a reunirse y qué harán en caso de emergencia.
• Planifique en qué lugares se reunirá su familia, dentro y fuera de su vecindario inmediato.
• Es posible que sea más sencillo hacer llamadas de larga distancia que locales, por lo que un contacto fuera de la ciudad puede estar en una mejor situación para comunicarse con los familiares separados.
• Averigüe acerca de los planes de emergencia de los lugares en los que su familia pasa tiempo: el trabajo, la guardería y la escuela. En caso de que no haya ningún plan, considere ofrecerse como voluntario para crear uno.
• Asegúrese de tener en cuenta las necesidades específicas de los miembros de su familia: notifique a las perso-nas que prestan cuidados a su familia y a las niñeras acerca de su plan.
• Planifique qué hacer con sus mascotas.

3. Prepare su hogar
• Sujete los estantes a las paredes de forma segura.
• Coloque los objetos grandes o pesados en los estantes más bajos.
• Guarde los artículos frágiles como alimentos en frascos y la vajilla de vidrio y de porcelana en gabinetes cerra-dos bajos y con cerrojo.
• Cuelgue los artículos pesados como cuadros y espejos lejos de las camas, los sillones y cualquier otro mueble en el que las personas se sienten.
• Refuerce las lámparas del techo.
• Repare los cables eléctricos dañados y las conexiones de gas con fugas. Éstos pueden constituir un riesgo de incendio.
• El calentador de agua debe fijarse a los travesaños de la pared con correas y con pernos al piso.
• Repare cualquier grieta profunda en el cielo raso y en los cimientos. Asesórese con un experto en caso de que haya signos de defectos en la estructura.
• Guarde los herbicidas, pesticidas y los productos inflamables en forma segura en gabinetes cerrados con cerrojo y en estantes bajos.
• Identifique los lugares seguros en el interior y en el exterior, como por ejemplo debajo de los muebles macizos o contra una pared interna lejos de donde puedan romperse vidrios, como cerca de las ventanas, los espejos, los cuadros o donde puedan caerse bibliotecas o muebles pesados.
• Sepa cómo mantener los alimentos seguros durante y después de una emergencia.

Para más información sobre cómo planificar y prepararse para un terremoto, así como también sobre qué hacer durante y después de un terremoto, visite: la Agencia Federal para Manejo de Emergencias (www.fema.gov/esp), o la Cruz Roja Americana (www.cruzrojaamericana.org).

Información proporcionada por Contenido Latino

Compartir

Más artículos de interes