Personas y organizaciones de Tijuana y San Diego crearon un huerto urbano en “El Bordo” con el fin de ofrecer trabajo a los deportados que viven allí

La zona de Tijuana conocida como “El Bordo” es un lugar al que miles de personas que han sido deportadas de Estados Unidos llaman hogar, pero donde las necesidades más elementales brillan por su ausencia.

Por tal motivo, el pasado sábado 17 de enero, alrededor de 100 voluntarios intervinieron una sección de la canalización del río Tijuana, conocido como “El Bordo”, para construir un pequeño huerto urbano como primer paso de una estrategia que busca ofrecer empleo a los inmigrantes deportados que se ven forzados a vivir allí.

El grupo encargado de esta noble misión se denomina Global Shapers Tijuana Hub, una iniciativa organizada por el Fondo Económico Mundial. Los 13 miembros de Tijuana Hub estuvieron acompañados por activistas del condado de San Diego. Ellos trabajaron en colaboración con dos organizaciones no lucrativas de Tijuana; Transición Tijuana y Tijuana Calidad de Vida A.C., para construir 30 camas de cultivo que conforman la primera instalación del proyecto denominado “Bordofarms”.

Cuando menos 30 inmigrantes deportados que viven en la canalización apoyaron en la construcción de las camas de madera en donde cultivarán verduras. El plan piloto se encuentra a corta distancia del centro comercial Plaza Río y a 5 metros de la barda divisoria, en una zona cubierta de concreto y basura.

Se calcula que alrededor de 4,000 personas viven en El Bordo, la mayoría inmigrantes deportados por los Estados Unidos, quienes se encuentran sin dinero, sin posibilidades de obtener un empleo o salir de la ciudad.

“Estamos utilizando un terreno que no se usa para nada” explicó Miguel Marshall, el líder del proyecto. “Y estamos empleando una fuerza laboral que está disponible. Estas personas quieren trabajar pero nadie las contrata”, aseguró.

El plan de este grupo es que los deportados trabajen en el huerto y que sus productos se vendan en restaurantes y mercados. Las ganancias serán utilizadas para cubrir los costos de operación y para instalar más granjas urbanas a lo largo del río Tijuana.

El proyecto piloto del huerto urbano tuvo una inversión de alrededor de 5,000 dólares, que fueron aportados por Global Shapers-Tijuana Hub y donativos obtenidos a través de IndieGoGo. EC

Para ayudar con su donativo, visite https://life.indiegogo.com/fundraisers/bordofarms-huertos-para-deportados-en-tijuana

Compartir

Más artículos de interes