Después de que fuese aprobada la venta de marihuana con fines terapéuticos en San Diego, hasta 30 tiendas podrán proporcionarla legalmente en unos días, siempre y cuando sea bajo prescripción médica

La ciudad votó, y votó alto y claro. Con un resultado de 8 a 1 a favor de la distribución de nuevas zonas legales en las que se pueda conseguir marihuana. Algo que pone punto y final a años de debate y polémicas en torno a la posibilidad de proveer este servicio terapéutico en la ciudad del sur de California.

La regla, por otra parte, tiene sus limitaciones, mismas que van en la línea de evitar el escándalo público y proteger a todos aquellos –principalmente niños- que no desean que la ciudad se convierta en un “fumadero”. Con ello, solamente aquellas zonas comerciales e industriales que disten a más de 1,000 pies de las escuelas podrán proporcionarla. No solo eso, sino que además deberá existir una distancia mínima de otros 1,000 pies entre establecimientos.

Como resultado, y con el objetivo de tener un comienzo discreto, se ha fijado un número máximo de comercios autorizados a la venta por distrito, cuatro. Esto es, si contamos con que la ciudad posee nueve distritos, no más de nueve tiendas podrán proporcionar marihuana en la ciudad. Hablamos claro, legalmente y siempre, bajo prescripción médica.

Esta proposición, por otra parte, no es fruto de la espontaneidad, sino que se viene gestando ya desde el pasado abril, cuando el entonces alcalde Bob Filmer, la desautorizó.

Sin embargo, la aprobación tuvo un consenso previo en el que se escucharon las razones de, por un lado, todos aquellos ciudadanos con enfermedades dolorosas que señalaban a la marihuana como un perfecto aliado y, por otro lado, críticos que apuntaban al más que probable aumento del crimen o el incremento del consumo del estupefaciente entre los adolescentes. Consumo que, por otra parte, seguro que ya existía pero de manera ilegal. EC

Compartir

Más artículos de interes