Al cuidado de los pies no se le da la importancia necesaria lo cual resulta difícil de comprender si uno se poner a pensar en todo lo que hacen durante el día.

Los pies son los responsables de mantener el equilibrio de todo nuestro cuerpo y transportarnos de un lugar a otro.

El cuidado de los pies no solo es cuestión de estética sino de salud podológica.

1. Dolor en el talón. Por lo general, es causado por una inflamación del tejido, aunque también puede ser consecuencia de una fractura de hueso, un tendón de Aquiles tenso, un nervio pinchado u otro problema. Un médico calificado sabrá cómo diagnosticar y tratar la causa real del dolor en el talón.

2. Esguinces. Los esguinces -distensión de uno o varios ligamentos en una articulación- en los tobillos requieren de una visita inmediata al médico. Los hombres que no reciben atención inmediata tienen más probabilidades de sufrir esguinces en esta área en forma reiterativa y luego desarrollar inestabilidad crónica del tobillo.

3. Rigidez y dolor en el dedo gordo. Esta condición evoluciona lentamente con el transcurso del tiempo, ya que el cartílago de la articulación del dedo gordo se desgasta, lo que con el tiempo puede causar artritis. Cuanto antes se diagnostique este problema, más fácil será su tratamiento.

4. Tendinitis de Aquiles. Generalmente es consecuencia de un repentino aumento en la actividad física, como por ejemplo, cuando los hombres juegan deporte los fines de semana. Las posibilidades de una ruptura del tendón de Aquiles se pueden reducir al tratar los síntomas de la tendinitis de Aquiles: dolor y sensibilidad en la parte trasera del pie o talón.

5. Uñas encarnadas. Pueden perforar la piel, abriendo la puerta para que las bacterias ingresen al organismo, provocando que algunos hombres realicen peligrosas “cirugías en el cuarto de baño.” Pocos hombres saben que un médico puede realizar un rápido procedimiento que terminará con su dolor y sanará en forma permanente una uña encarnada.

6. Pie de atleta. Con esta condición la piel pica, se seca y se torna escamosa, pudiendo agrietarse, desarrollar una herida abierta e infectarse a causa de bacterias peligrosas, entre ellas, el Estafilococo dorado (Staphylococcus Aureus). El hongo que provoca el pie de atleta prospera en áreas húmedas, como piscinas, duchas y camerinos de gimnacios y clubes deportivos.

7. Fracturas de tobillo. Cuando no son evaluadas y tratadas por un médico calificado, estas fracturas pueden causar dolor, deformidad, artritis y problemas para caminar, ponerse de pie e incluso usar calzado.

8. Manchas o lesiones sospechosas. Pueden ser producto de cáncer y deben ser evaluadas por un cirujano especialista. Es bueno saber que los pies no desarrollan melanoma, a pesar de la exposición al sol.

 

Compartir

Más artículos de interes