En Halloween muchas personas utilizan lentes de contacto sin receta, los cuales pueden ser causantes de al menos 4 tipos de lesiones oculares

Brujas, fantasmas, hombres lobo, vampiros. El día de Halloween no solo los niños se disfrazan para pedir dulces, también lo hacen los jóvenes y los adultos, que en muchas ocasiones adquieren accesorios adicionales para darle más realismo a sus disfraces, como por ejemplo los lentes de contacto decorativos que se venden sin receta médica.

Para evitar una historia de horror de Halloween en la vida real –quedarse ciego por un accesorio para disfraz– la Academia Americana de Oftalmología está alertando al público contra el uso de lentes de contacto de fantasía comprados sin receta. Estos lentes cosméticos, que se venden ilegalmente, quizá no estén esterilizados y pueden causar una serie de problemas oculares graves. Estos son los más comunes, según lo publicado en PR Newswire :

1. Arañazos. Como los lentes sin receta no están hechos a la medida de la persona que usa los contactos, pueden raspar fácilmente la capa externa del ojo. Las abrasiones corneales resultantes pueden causar enrojecimiento, sensibilidad a la luz, supuración, dolor, más la sensación de tener algo metido bajo el párpado.

2. Llagas. Estos lentes pueden crear literalmente una llaga en el ojo llamada úlcera corneal, cuyos síntomas son similares a las abrasiones corneales. Las úlceras a veces aparecen como un punto blanco en el iris, la parte coloreada del ojo. Cuando las úlceras sanan, pueden dejar una cicatriz y en algunos casos afectar la visión permanentemente.

3. Infecciones. Tanto las abrasiones corneales como las úlceras crean aberturas en el ojo, lo cual lo hace más vulnerable a las bacterias, los virus y las amebas. Todos estos organismos pueden causar infecciones oculares graves conocidas como queratitis. Un estudio halló que usar lentes de contacto cosméticos aumentaba el riesgo de queratitis más de 16 veces.

4. Ceguera. En los casos más extremos, las complicaciones del uso de lentes de contacto de fantasía pueden requerir cirugía o terminar en ceguera. Por ejemplo, las extensas cicatrices causadas por una infección pueden distorsionar la córnea o ponerla opaca, requiriendo un trasplante de córnea para restaurar la visión. EC

Para más información, visite www.geteyesmart.org

Compartir

Más artículos de interes