Hay muchas ideas erróneas en torno a esta enfermedad, pero lo más importante es identificarla y tratarla a tiempo

El Alzheimer es la sexta causa principal de fallecimientos en los Estados Unidos, afecta a más de cinco millones de estadounidenses y uno de cada tres ancianos morirá por su causa. A pesar de lo anterior, hay muchas ideas erróneas en torno a esta enfermedad.

Contrario a lo que muchos creen, padecer de Alzheimer no es parte normal del envejecimiento. Y si bien no existe forma de prevenir, curar, o incluso disminuir la progresión de la enfermedad, aquellos que la sufren pueden beneficiarse con la detección precoz.

Aunque el Alzheimer se asocia con más frecuencia a la pérdida de la memoria, lo cierto es que puede manifestarse mediante una amplia gama de señales y síntomas. Esta enfermedad progresiva y fatal ataca el cerebro, mata las neuronas y el tejido cerebral, y afecta la capacidad de recordar, pensar y planificar.

Aunque la mayoría de los pacientes con Alzheimer son ancianos, la enfermedad también puede afectar a personas de treinta, cuarenta o cincuenta años, en una variante conocida como “Alzheimer de inicio precoz”. Además, cerca del 66 por ciento de los pacientes con Alzheimer son mujeres.

Aquellas personas a quienes se les hace un diagnóstico precoz podrían disponer de más tiempo para explorar tratamientos que alivien algunos síntomas del Alzheimer y a conservar por más tiempo su independencia. Además, pudieran participar en pruebas clínicas de medicamentos para contribuir a las investigaciones de la enfermedad.

10 señales de alarma sobre los síntomas del Alzheimer

• Pérdida de la memoria que afecta la vida cotidiana.

• Problemas para planificar y solucionar problemas.

• Dificultades para realizar tareas familiares.

• Confusión con relación al tiempo y espacio.

• Dificultades para comprender las imágenes visuales o las relaciones de espacio.

• Nuevos problemas con la expresión oral o escrita.

• Colocar cosas en lugares indebidos y no poder encontrarlas recapitulando en sus movimientos.

• Disminución o insuficiencia del juicio.

• Retraimiento ante otras personas en el trabajo o situaciones de contacto social.

• Cambios de estado de ánimo o personalidad. EC

Con información de Brandpoint

Más artículos de interes