En el mes del amor y la amistad los corazones se pueden ver por todas partes. Pero, ¿se ha detenido a pensar un momento en las condiciones en que se encuentra este órgano que, además de latir con fuerza y pasión por el ser amado, es vital para mantenerse con vida?

Según estadísticas de la Asociación Americana del Corazón, las enfermedades del corazón son una de las principales causas de muerte entre los hispanos. Por otra parte, entre los adultos méxico-americanos en Estados Unidos, el 28.5% de los hombres y 34.5% de las mujeres padecen enfermedades cardiovasculares. Estas cifras han propiciado que esta organización promueva programas gratuitos –en español– dirigidos a los hispanos con el objetivo de orientarlos y ayudarlos a mantener un corazón saludable.

¿Qué son las enfermedades coronarias?

Esta es la forma más común de todas las enfermedades del corazón y ocurre cuando las arterias que llevan sangre a este órgano acumulan grasa formando una placa, lo que reduce el suministro de sangre al músculo cardiaco. En algunas personas esto puede causar dolor en el pecho.

Con el tiempo, la placa puede romperse causando la formación de un coágulo que puede llegar a obstruir todavía más el flujo de sangre hacia el corazón. Cuando esto sucede ocurre un ataque cardiaco, cuyas señales son: malestar en el medio del pecho que dura unos minutos, malestar en otras áreas de la parte superior del cuerpo, dificultad para respirar, así como sudor frío, náuseas o mareo.

Medidas preventivas

Hay factores de riesgo asociados a las enfermedades coronarias. La ventaja es que usted puede controlar algunos de ellos como: dejar de fumar, mantener la presión arterial y el colesterol a niveles normales, mantenerse activo, controlar su peso y la diabetes -si es que la padece-.
La Asociación Americana del Corazón señala que muchos de los problemas comienzan con la dieta. Esto se debe a que mucha de la comida que se ingiere es alta en grasa saturada, grasa trans, colesterol y sal. Una dieta con altos niveles de estos elementos puede afectar considerablemente la
salud de su corazón, por lo que debe prestar atención a lo siguiente:

• Consumir demasiada grasa saturada, grasas trans y colesterol puede aumentar el colesterol en la sangre.
• Los alimentos altos en grasa contienen además muchas calorías y elevan el riesgo de padecer obesidad.  
• Ingerir demasiados alimentos altos en azúcar puede llevar al sobrepeso y elevar el riesgo de diabetes.
• Un excesivo consumo de sal puede llevar a la hipertensión en algunas personas.
• Tomar demasiado alcohol también puede elevar la presión arterial.

Para alimentarse adecuadamente y gozar de buena salud, es importante mantenerse informado para que pueda tomar decisiones saludables. Asimismo, es importante que se mantenga físicamente activo y con un peso saludable. Quienes no realizan ningún tipo de actividad física y tienen sobrepeso, tienen mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta, colesterol alto en la sangre, diabetes, enfermedades del corazón y derrames cerebrales.

Cuando decida ejercitarse, es aconsejable que consulte con su médico acerca de la rutina a seguir. Mantenga siempre presente que el objetivo principal de estar “físicamente activo” no es únicamente adelgazar, sino adquirir –y mantener– un estilo de vida saludable.

Para más información llame al (213)291-7000 ó visite www.americanheart.org

Compartir

Más artículos de interes