César Vásquez-Carrera llegó a pesar 217 libras, pero al aprender a comer con moderación y con ejercicio su vida cambió drásticamente

César Vásquez-Carrera tuvo problemas de peso, de salud y con medicamentos durante más de tres décadas, todo a raíz de que le diagnosticaran diabetes tipo 2 en 1978 a la edad de 20 años. Este trabajador hispano de Los Ángeles intentó seguir una dieta para controlar su enfermedad, pero falló.

Su llamada de atención se produjo en el 2014 cuando llegó a pesar 217 libras, razón por la que su médico lo refirió a la Asociación Americana de la Diabetes (ADA), donde comenzó a tomar clases en los Wellness Center de Los Ángeles.
”Contar calorías nunca funcionó para mí. En realidad ver el tamaño de un plato y aprender lo que debía poner en éste fue lo que hizo la diferencia. Ahora consumo cinco comidas pequeñas al día y reviso mi glucosa antes de acostarme para asegurarme de que mis números están en el rango de los 100. Si están por debajo, como una sexta comida pequeña para el día. No me privo de nada, pero todo lo como con moderación”, dijo Vásquez-Carrera.

El ejercicio y el apoyo de otras personas que conoció a través de la Asociación también contribuyeron a su éxito. “El año pasado sólo podía caminar de 5 a 10 minutos; ahora camino a todas partes”. Según su médico, después de años de tomar insulina, medicamentos y de ser candidato para un reemplazo de rodilla, su pérdida de peso ha invertido la trayectoria. Todos los medicamentos han sido eliminado y su rodilla está casi normal.

“La diabetes sigue siendo una de las enfermedades crónicas más devastadores de los Estados Unidos, pero no es invencible “, dijo Maggie Powers, de la ADA. “Ellos son la razón por la que no podemos bajar la guardia”.

De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) El número de nuevos casos de diabetes se redujo casi un 20 por ciento entre los años 2008 y 2014. Sin embargo, esto no cambia drásticamente el panorama de la diabetes en los Estados Unidos ni el impacto negativo que tiene sobre las comunidades de alto riesgo, incluyendo a la hispana. “Todas las personas en riesgo deben ir con su médico para hacerse un examen de diabetes”, concluyó Powers.

Para más información llame al 1-800-DIABETES (1-800-342-2383) o visite www.diabetes.org

Más artículos de interes