Científicos analizaron cómo estos 10 alimentos reducen el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2

Las enfermedades del corazón, los derrames cerebrales y la diabetes tipo 2 son enemigos mortales de los hispanos. La buena noticia es que en muchas ocasiones estos males se pueden evitar consumiendo una dieta saludable. Así lo dice un nuevo estudio que muestra cómo las cosas que uno come pueden influir en el riesgo de morir a causa de una de estas enfermedades, conocidas también como enfermedades cardiometabólicas.

Mucho se ha dicho y escrito acerca de lo que incluye un plan de alimentación saludable, como las verduras, frutas, granos enteros y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa. Pero una dieta saludable también incluye carnes magras, aves de corral, pescado, frijoles, huevos y nueces. A su vez, limita las grasas saturadas y trans, así como el sodio y los azúcares añadidos.

El grupo de científicos, financiados por el Instituto Nacional de la Salud (NIH), analizó cómo estos 10 factores dietéticos afectan el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2.

Los alimentos más dañinos

Los científicos descubrieron que el riesgo de muerte por las 3 enfermedades era mayor para aquellos que consumían demasiado sodio, carne procesada, bebidas azucaradas y carne roja sin procesar. El riesgo de muerte fue también mayor entre los que no comieron suficientes nueces y semillas, grasas omega-3, verduras, frutas, granos enteros o grasas poliinsaturadas. Según el análisis, casi la mitad (45 por ciento) de las muertes en 2012 de las 3 enfermedades se asoció con demasiado o muy poco de estos 10 factores dietéticos.

“Este estudio establece el número de muertes cardiometabólicas que pueden estar relacionadas con los hábitos alimenticios de los estadounidenses, y el número es grande”, explica el Dr. David Goff, un experto en enfermedades del corazón y salud pública. “En segundo lugar, muestra cómo las reducciones recientes en esas muertes se relacionan con mejoras en la dieta. Hay mucho trabajo por hacer en la prevención de las enfermedades del corazón, pero también sabemos que los mejores hábitos alimenticios pueden mejorar nuestra salud rápidamente, y podemos actuar sobre ese conocimiento haciendo pequeños cambios que, con el tiempo, llegan a ser más grandes y significativos”, concluyó el experto. EC

Compartir

Más artículos de interes