Factores, consecuencias y soluciones de una condición que puede provocar varios problemas de salud

En Estados Unidos, el ochenta por ciento de adultos sufre de algún grado de enfermedad de las encías, sin embargo, sólo el 60 por ciento lo sabe. Y sólo el 3 por ciento se hace un tratamiento.

Factores de riesgo

Mala higiene bucal. Los factores de riesgo se originan en la boca –con una mala dieta e higiene bucal–. Las bacterias y la placa se acumulan sin el uso adecuado del cepillo y el hilo dental. Los pacientes con muelas del juicio también están en riesgo y, a menudo no experimentan síntomas. Por esta razón, los expertos recomiendan que los preadolescentes, adolescentes y adultos jóvenes, vayan al dentista para ver si hay signos de la enfermedad.

La edad. Más de la mitad de los adultos estadounidenses (de 35 a 69) muestran signos de gingivitis. 86 por ciento de las personas mayores de 70 años muestran enfermedad de las encías moderada y más del 25 por ciento pierden sus dientes.

El factor familiar. La genética puede ser responsable de casi la mitad de los casos de enfermedades periodontales. Aquellos cuyos padres sufrieron enfermedades de las encías tienen 12 veces más probabilidades de tenerla. Incluso los cónyuges y parejas pueden estar en riesgo, dicen los investigadores, quienes han encontrado que cierta bacteria oral puede ser contagiosa durante largos períodos de exposición.

El cigarro. Los fumadores son cuatro veces más propensos a desarrollar la enfermedad periodontal avanzada y exhibir la pérdida ósea y la recesión de las encías. Incluso el humo de segunda conlleva riesgos. Cuando la gente a dejar de fumar, los riesgos vuelven a la normalidad con el tiempo.

Las mujeres. Los estudios apuntan a los efectos de las hormonas femeninas en los efectos de salud oral. Estos cambios hormonales en realidad no causan enfermedad de las encías; simplemente hacen que las mujeres sean más vulnerables a ella. La intensificación de la higiene oral puede hacer una gran diferencia.

El tratamiento LANAP® es uno de los sistemas de mayor éxito en el tratamiento de enfermedades de las encías, ya que puede dirigirse a la fuente de la inflamación sin herir o quitar encías sanas. Pero su dentista le dirá qué tratamiento es el adecuado. EC

Para más información visite www.LANAP.com

Compartir

Más artículos de interes