Pruebe seis sencillas estrategias que le permitirán comer, beber y divertirse sin acumular libras de más

En esta época del año es casi imposible evitar comer y beber más. De acuerdo a un estudio, la persona promedio aumenta un promedio de 1.7 libras entre el Día de Acción de Gracias y el Año Nuevo. Teniendo en cuenta que el adulto promedio añade 2.2 libras al año, eso significa que más del 75 por ciento de ese aumento de peso anual se produce durante la temporada de fiestas.

Pero hay maneras de evitar esta trampa. Pruebe estas sencillas estrategias que le permitirán comer, beber y divertirse sin subir de peso.

1. Sea realista. En un estudio, el 15 por ciento de los participantes indicaron que estaban tratando de perder libras entre el Día de Acción de Gracias y Año Nuevo, pero terminaron ganando la misma cantidad de libras que otros que no estaban tratando de adelgazar. Un mejor plan es enfocar sus esfuerzos hasta después del 1 de enero.

2. Hidrátese. Con tantas cosas que hacer, es fácil dejar de beber mucha agua. Trate de tomar al menos ocho vasos de agua al día. Su cuerpo fácilmente confunde el estar hambriento con tener sed, por lo que el agua potable con regularidad le impedirá comer cuando lo que realmente necesita es beber.

3. Limite el consumo de alcohol. Las calorías del alcohol aumentan rápidamente. Una cerveza de 12 onzas tiene 140 calorías y un vaso de vino de 5 onzas tiene 100. Además, temar demasiadas bebidas alcohólicas disminuye sus inhibiciones, lo que puede provocar que coma más de la cuenta. Así que limítese a solo una bebida o dos, o sea el conductor designado para evitar el alcohol por completo.

4. Coma despacio. Algunas investigaciones muestran que los que comen lentamente tienden a comer menos alimentos. Intente esto: Trague cada bocado antes de tomar el siguiente, y charle con alguien de la mesa mientras come.

5. Sea selectivo. No ponga todos los alimentos en la lista de prohibidos. Si usted decide privarse de todos esos manjares, puede terminar comiéndolos de más debido a la frustración y al sentido de rebelión. Mejor sea honesto consigo mismo acerca de los alimentos que realmente quiere probar y disfrútelos pero en cantidades moderadas.

6. No se mate de hambre antes de los eventos especiales. Ayunar de antemano puede parecer una manera inteligente de “ahorrar espacio” para las calorías que va a consumir, pero llegar a una reunión con un hambre voraz lo hará comer demasiado desde el instante en que cruza la puerta. Una buena táctica es comer algo ligero y bajo en calorías antes de casa. Un bocadillo camino a la fiesta, como una rebanada de queso o un poco de yogur, también puede ayudar a mantener el control. EC 

Más artículos de interes