Una dieta saludable puede reducir el riesgo de presión arterial alta después de la diabetes gestacional, según estudio de los NIH

Mantener una dieta saludable en los años que siguen al embarazo puede reducir el riesgo de presión arterial alta en las mujeres que tuvieron diabetes relacionada con el embarazo, según un estudio. El trabajo fue publicado en la revista profesional Hypertension.

“Nuestro estudio sugiere que las mujeres que han tenido diabetes gestacional pueden beneficiarse de una dieta rica en frutas, verduras y granos enteros y baja en carnes rojas y procesadas”, dijo la autora principal del estudio, Cuilin Zhang, investigadora principal de la División de Epidemiología del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver.

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés), ambos parte de los NIH, también financiaron el estudio.

De hecho, una dieta saludable se asocia con un menor riesgo de presión arterial alta, incluso en las mujeres obesas. Aunque la obesidad es un factor de riesgo para la presión arterial alta, las mujeres obesas del estudio que mantuvieron una dieta saludable, tuvieron un menor riesgo de presión arterial alta, en comparación con las mujeres obesas que no lo hicieron.

Aproximadamente el 5 por ciento de las mujeres embarazadas en los Estados Unidos desarrollan diabetes gestacional, a pesar de no tener diabetes antes de quedar embarazadas. Este problema médico causa niveles altos de azúcar en la sangre, que pueden aumentar el riesgo de un parto prematuro y de un bebé más grande de lo normal, lo que puede provocar problemas durante el parto. Para la mayoría de las mujeres con diabetes gestacional, los niveles de azúcar en la sangre vuelven a lo normal después del parto. Sin embargo, más adelante en la vida, las mujeres que tuvieron diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de tener diabetes tipo 2 y presión arterial alta.

Este estudio es el primero en mostrar que llevar una dieta saludable, que se sabe que reduce el riesgo de presión arterial alta en la población en general, también reduce el riesgo en las mujeres que tuvieron diabetes gestacional. En otro estudio, la Dra. Zhang y sus colegas informaron que una dieta saludable después de la diabetes gestacional reduce el riesgo de diabetes tipo 2.

Después de hacer cálculos estadísticos tomando en cuenta factores como fumar, la historia médica familiar y otros factores que se sabe que pueden aumentar el riesgo de la presión arterial alta, los investigadores encontraron que las mujeres que mantuvieron una dieta saludable tenían un 20 por ciento menos probabilidad de desarrollar presión arterial alta que las que no lo hicieron.

“La presión arterial alta afecta a alrededor del 30 por ciento de los adultos en los Estados Unidos y aumenta el riesgo de enfermedades del corazón y de los riñones”, dijo la Dra. Zhang. “Nuestro estudio muestra que una dieta saludable se asocia con una disminución de la presión arterial en una población que corre riesgo”.

Compartir

Más artículos de interes