La dieta, el ejercicio y el control de peso son clave para reducir el riesgo de esta enfermedad 

Marzo es el Mes Nacional de Concientización sobre el Cáncer Colorrectal, uno de los cánceres más comunes en Estados Unidos… y también uno de los más prevenibles.

De acuerdo al Instituto Americano de Investigación del Cáncer (AICR), esta condición se puede prevenir con una dieta saludable, ejercicio y el control de peso. “Al hacer algunos cambios en lo que se come y se bebe, y si al menos se realizan 30 minutos de actividad física cada día, las personas tienen el poder de reducir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal”, dijo Alice Bender, de los Programas de Nutrición del AICR. “Estimamos que alrededor de 63,000 casos en los Estados Unidos cada año no tendrían que ocurrir si todos estuvieran haciendo estos ajustes en su estilo de vida”.

6 cambios que cualquier persona puede hacer

1. Mantenga un peso saludable y tenga cuidado con la grasa del abdomen. Las investigaciones indican que el exceso de grasa corporal está vinculado a un mayor riesgo de cáncer colorrectal. Tener exceso de grasa abdominal –independientemente del peso– es un factor de riesgo importante.

Esto debe hacer: Controle el tamaño de las porciones de comida. Opte por porciones más grandes de verduras coloridas, pero minimice las porciones de alimentos llenos de calorías como carnes, queso y nueces. Limite los postres y dulces a dos o tres veces a la semana.

2. Haga ejercicio. Los estudios muestran que el ejercicio moderado diario reduce el riesgo de cáncer de colon. (No hubo pruebas suficientes para hacer una conclusión similar con respecto al cáncer del recto).

Esto debe hacer: Tómese 10 minutos para ponerse en movimiento. Después de unos días puede ir aumentando hasta llegar a 30 minutos de actividad física.

3. Coma mucha fibra. Por cada 10 gramos de fibra proveniente de los alimentos que consume diario, el riesgo de cáncer colorrectal se reduce en un 10 por ciento.

Esto debe hacer: Llene dos tercios o más de su plato con verduras, frutas, granos enteros, frijoles y nueces, y no más de un tercio con proteínas animales como aves de corral o carne roja baja en grasa.

4. Reduzca la carne roja y evite las que sean procesadas. El informe encontró que comer regularmente grandes cantidades de carne roja e incluso pequeñas cantidades de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. Incluso las carnes procesadas en pequeñas cantidades, comidas regularmente, aumentan el riesgo. Las carnes procesadas incluyen tocino, salchichas, mortadela, jamón y otros productos similares.

Esto debe hacer: Limite el consumo de carne roja a 18 onzas por semana –aproximadamente el equivalente a cinco o seis porciones pequeñas de carne de res, cordero o cerdo–.

5. Modérese con el alcohol. El consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en los hombres y probablemente aumenta el riesgo en las mujeres.

Esto debe hacer: El mejor consejo es no beber. Para si lo hace, AICR recomienda limitar el alcohol a no más de dos bebidas estándar diarias para los hombres y una para las mujeres. Una bebida estándar es equivalente a 5 onzas de vino, 12 de cerveza y 1.5 de licor.

6. Coma mucho ajo. Las evidencias sugieren que incluir el ajo regularmente en la dieta, reduce el riesgo de cáncer colorrectal.

Esto debe hacer: Agregue ajo en sus guisados, papas fritas, verduras y carnes asadas. Corte el ajo y espere de 10 a 15 minutos antes de cocinar, con el fin de activar los ingredientes que benefician la salud. EC

Compartir

Más artículos de interes