Tres consejos que le ayudarán a estar preparado para enfrentar una situación emergencia en caso de tener que llamar al 911

Una situación de emergencia puede ocurrir en cualquier momento, aunque no siempre estamos preparados para saber cómo actuar al solicitar ayuda inmediata. Desde luego, es fácil llamar al 911 pero si no conocemos los datos básicos necesarios, se podría perder un tiempo muy valioso.

Una de las principales reglas al llamar al número de emergencias es conocer algunos detalles del lugar de los hechos, como por ejemplo la dirección de la casa, algo tan simple pero muchas veces ignorado. Por lo general el servicio automatizado del 911 detecta el lugar de donde se está haciendo la llamada, pero eso ha cambiado ahora que todo mundo tiene un teléfono móvil.

Para estar preparados ante un caso de emergencia debe tener en cuenta los siguientes tres factores al llamar al 911, según una nota publicada en The Costco Connection:

1. Cuando hace la llamada. Lo primero es tratar de calmarse y pensar claramente. Cuando conteste la operadora, tiene que ser lo más específico posible. Escuche detenidamente las preguntas que le hagan y siga las instrucciones que le den. Permanezca en la línea hasta que le indiquen que puede colgar el teléfono.

2. Cuando espera a que llegue la ayuda. El momento de espera a que lleguen los servicios de emergencia puede parecer eterno, aunque realmente solo sean unos minutos. A menos que le digan lo contrario, puede aprovechar para retirar cualquier obstáculo que impida el paso o el accionar del personal de emergencia. En caso de hallarse en un edificio de apartamentos y esté alejado de la puerta principal, pida a alguien más que se quede esperando en la puerta la llegada de los servicios de emergencia. Y por favor, no se olvide de asegurar a las mascotas (si las hay) para que no se pongan agresivas o intenten escapar por todo el frenesí de la situación.

3. Cuando llega la ayuda. Al momento de que llegue el personal de asistencia, no interfiera en su camino; espere a una distancia prudente y listo para responder a cualquier pregunta que le pudiera hacer.

Una situación de emergencia puede ser muy estresante, pero si uno está preparado para cuando llegue el momento de llamar al 911, puede ahorrar tiempo y hasta salvar una vida. EC 

Compartir

Más artículos de interes