Es una lucha sin cuartel contra un enemigo poderoso capaz de matar a más de 400,000 personas cada año tan sólo en los Estados Unidos. Se trata del tabaquismo, adicción responsable del 30 por ciento de todas las muertes por cáncer y que sigue cobrando víctimas.

Por eso las autoridades de salud le han declarado la guerra con una serie de iniciativas para hacer el cigarrillo lo menos atractivo posible para uno de los sectores que corren más riesgo de caer en sus garras, los niños y los jóvenes.

Se ha demostrado que los programas permanentes de control del tabaco reducen notablemente su consumo, previenen ataques al corazón, disminuyen las tasas de cáncer y mejoran la incidencia de las enfermedades crónicas.

De ahí la importancia del anuncio que recientemente dio a conocer el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, sobre las nuevas medidas contra el tabaquismo.

Una de las propuestas, diseñada por la Administración de Drogas y Alimentos, incluye la creación de nueve letreros de advertencia que sean más grandes y más explícitos, así como imágenes gráficas sobre las consecuencias negativas del tabaco. El público tendrá hasta el 9 de enero de 2011 para opinar sobre 36 propuestas. Luego, en junio del mismo año, la FDA seleccionará las nueve advertencias finales.

Entonces, mientras se completa el proceso, será hasta el 22 de octubre del 2012 cuando no se podrán manufacturar, distribuir o vender cajetillas de cigarros sin los textos y las imágenes de advertencia. Tampoco se podrán anunciar los productos en los medios de comunicación, en los Estados Unidos, sin los avisos seleccionados.

“Cuando la norma entre en vigor, las consecuencias de salud a causa del tabaco serán evidentes cada vez que alguien tome un paquete de cigarrillos “, dijo la comisionada de la FDA, la doctora Margaret A. Hamburg.

Habrá que ver el impacto que las nuevas advertencias tienen en los fumadores recalcitrantes que se niegan a creer que el tabaco los está matando poco a poco. Algo que se espera también funcione en el nuevo sector de futuros fumadores, los niños y los jóvenes, que ahora podrán ver gráficamente a lo que se exponen si optan por llevarse un cigarrillo a la boca.


Dirija sus comentarios a [email protected].

Compartir

Más artículos de interes