Receta de pavo asado con sabor latino para el Día de Acción de Gracias

Por la chef Doreen Colondres

Rinde para 8 personas aproximadamente

Ingredientes

Para el pavo:

• 1 pavo entero de 12 libras aproximadamente

• ¾ de taza aceite de oliva extra virgen

• 1 sobre de sazón con culantro y achiote o 2 cucharaditas de achiote (annatto) en polvo

• 1 cabeza de ajo limpia y machacada

• 1 cucharada de orégano seco

• 1 cucharada de perejil seco

• Sal y pimienta al gusto (prefiero la sal kosher)
Para el mofongo de yuca:

• 3 libras de yuca pelada, cortada en trozos de 1 o 2 pulgadas

• 1 barra de mantequilla sin sal, derretida

• ½ paquete de tocineta picada muy fina y frita

• 3 o 4 dientes de ajo grandes

• Aceite de girasol o canola para freír la yuca

• Perejil fresco a gusto

• Sal al gusto

Modo de preparación

Para el pavo: Combine todos los ingredientes del marinado en un tazón profundo y deje a un lado.
Limpie el pavo con un poco de agua, retire y descarte la bolsita que tenga en su interior y luego báñelo bien con el marinado, incluso meta la mano debajo de la piel de la pechuga y échele marinado, lo mismo que por dentro. Agregue un poco más de sal y pimienta, al final.
Tápelo y llévalo a la nevera por 24 a 36 horas. Cuando lo vaya a cocinar, retírelo de la nevera, destápelo y precaliente el horno a 350 °F.
Cuando el horno esté listo, hornee el pavo por 15 minutos por libra con la pechuga hacia arriba y, de vez en cuando, báñelo por arriba con el mismo jugo que vaya soltando para que agarre más sabor y color.
Cuando el termómetro marque 155 °F al insertarlo entre la pechuga y la cadera, estará listo para sacarlo, taparlo y dejarlo descansar por 15 minutos antes de cortarlo.

Para el mofongo de yuca: Mientras el pavo se está cocinando, eche la yuca en agua hirviendo con sal por 5 a 7 minutos para pre-cocinarla.  Retírela a un plato con papel toalla para que se seque.
Llévela a una sartén con aceite de freír caliente y cocine por 5 minutos, o hasta que esté dorada y cocida. No puede freírla a temperatura muy alta porque le quedará cruda por dentro, y tampoco a temperatura muy baja porque absorbe mucha grasa.
Saque la yuca del aceite y pásela por un plato con papel toalla para eliminar el exceso de grasa.
Comience inmediatamente a majarla en un pilón de madera, agregando poco a poco la mantequilla, el perejil, los ajos, la sal y la tocineta hasta que esté con la consistencia y sazón perfectas.
Cuando lo vaya a servir, agregue un poco del jugo que haya soltado el pavo para darle mucho más sabor.
Sirva inmediatamente y dé gracias a Dios por la cena que va a disfrutar. EC

Receta cortesía del libro “La cocina no muerde”, de la chef Doreen Colondres

Más artículos de interes