Una experta en nutrición ofrece recomendaciones que puede seguir toda la familia, empezando por el consumo de leche

Más del 80 por ciento de la población en Estados Unidos no cumple con el consumo diario recomendado de productos lácteos, según el Informe Científico elaborado por el Comité Asesor de las Guías Alimentarias de 2015 al Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) y al Ministerio de Sanidad y Seguro Social (DHHS).

De hecho, una disminución relacionada con la edad en el consumo diario de leche parece comenzar a manifestarse en la adolescencia, ya que casi el 90 por ciento de las adolescentes mujeres y el 70 por ciento de los adolescentes varones no cumplen con el requisito diario recomendado de tres vasos de leche por día. Entre los adultos, esta disminución continúa en niveles menores, lo cual da como resultado la pérdida de valiosos nutrientes.

En el Mes Nacional de la Nutrición, la Junta de Procesadores de Leche de California (CMPB), se ha asociado con la Doctora en Salud Pública y Dietista Registrada Wendy Bazilian, autora de The SuperFoodsRX Diet, para informar a las familias sobre la importancia de elegir alimentos saludables y brindarles consejos sencillos para lograr una salud óptima:

1. Reducir la grasa saturada y las calorías vacías: Descarte los alimentos con alto contenido de grasa y reduzca esas calorías vacías. En lugar de elegir una dona con café, opte por cereales de grano entero con leche verdadera. Los carbohidratos y los productos lácteos mantendrán la saciedad por más tiempo y ayudarán a evitar esa drástica caída de energía ocasionada por el consumo de azúcar y cafeína.

2. Leer las etiquetas: Antes de comprar alimentos en el supermercado, busque las etiquetas de “Información Nutricional” y la “Lista de Ingredientes” y compare marcas basándote en los nutrientes que ofrecen.

3. Incorporar súperalimentos en todas las comidas: Además de la leche, algunos otros súperalimentos son col rizada, quinoa, frijoles, espinaca, arándanos (blueberries), nueces y pimientos rojos. Al agregar algunos de estos alimentos a todas tus comidas, sin duda aumentará el sabor de su comida y sus niveles de nutrición.

4. Reemplazar lo malo por lo bueno: Al reemplazar gradualmente un tipo de alimento por otro, vamos aportando un beneficio cada vez mayor a nuestra salud. Por ejemplo, tomar un vaso de leche o un batido en lugar de un refresco o una bebida deportiva permite reducir la cantidad de azúcar y las calorías vacías, y los reemplaza por nutrientes claves.

5. Incorporar ejercicio: Además de llevar una buena alimentación, es importante incorporar un régimen de ejercicio saludable a su vida. Solamente 30 minutos tres veces por semana pueden hacer una gran diferencia en su estilo de vida saludable. EC

Para más información, visite www.tomaleche.com

Más artículos de interes