Las mujeres sexualmente activas que dejan de usar métodos anticonceptivos deberían dejar de beber alcohol, pero la mayoría sigue bebiendo
El informe también encontró que 3 de cada 4 mujeres que quieren quedar embarazadas lo más pronto posible no dejan de beber alcohol cuando dejan de usar métodos anticonceptivos.

El consumo de alcohol durante el embarazo, aunque sea en las primeras semanas y antes de que la mujer sepa que está embarazada, puede causar discapacidades físicas, del comportamiento e intelectuales que pueden durar toda la vida del niño. Estas discapacidades se conocen como  trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF). No se sabe de una cantidad de alcohol segura, aunque sea cerveza o vino, que pueda beber la mujer en cualquier etapa del embarazo.

“El alcohol puede causar daños permanentes al bebé en gestación antes de que la mujer sepa que está embarazada”, dijo la subdirectora principal de los CDC Anne Schuchat, M.D. “Cerca de la mitad de todos los embarazos en los Estados Unidos no son planeados y, aunque lo fueran, la mayoría de las mujeres no sabrán que están embarazadas durante el primer mes, cuando podrían todavía estar bebiendo. ¡El riesgo es real! ¿Por qué correr el riesgo?”, agregó.

Embarazo y alcohol, una mala combinación

Los proveedores de atención médica deberían aconsejar a las mujeres que quieran quedar embarazadas que dejen de beber alcohol tan pronto como dejen de usar métodos anticonceptivos. La mayoría de las mujeres no saben que están embarazadas hasta que tienen 4 a 6 semanas de embarazo y, sin saberlo, podrían exponer a su bebé en gestación al alcohol.

Se consideró que una mujer tenía riesgo de un embarazo expuesto al alcohol si en el mes anterior no era estéril, no se tenía conocimiento de que su pareja fuera estéril, había tenido relaciones sexuales vaginales con un hombre, había bebido alguna cantidad de alcohol y no había usado ningún método anticonceptivo. Se consideró que una mujer estaba tratando de quedar embarazada si el deseo de quedar embarazada fue la razón por la que ella y su pareja dejaron de usar métodos anticonceptivos.

En general, 3.3 millones de mujeres en los EE. UU. (7.3 por ciento de las mujeres de 15 a 44 años de  edad que tenían relaciones sexuales, no estaban embarazadas y no eran estériles) tenían riesgo de exponer a su bebé en gestación al alcohol si quedaban embarazadas.

 

Compartir

Más artículos de interes