Maribel Serrano está trabajando en un documental sobre la vida de una joven bajo el programa DACA que pudo volver a su tierra

Basta con mencionarle Jalisco para que las lágrimas se asomen al balcón. Le hicieron falta 25 años de sus 29 de existencia para poder regresar a su tierra natal, al pueblo que sus padres decidieron abandonar en busca de un futuro mejor, y ahora lo ha conseguido gracias a un perdón temporal dentro del programa que le ha abierto un camino hacia un futuro mejor como inmigrante indocumentada, el DACA (Deffered Action for Childhood).

Maribel Serrano volvió y no pudo evitar echarse a llorar. “En cuanto tocamos tierra con el avión sentí algo diferente”, explica ya con las lágrimas brotando. “Ha sido un sueño hecho realidad. Volví a Colotlán en Jalisco para aprender mucho sobre mis padres, sobre su acento”, todo ello recogido en un documental que quiere que vea la luz a través del crowdfunding, es decir, con una recogida de fondos que le permite producir todo lo que grabó en México.

Maribel durante su estancia en Ocotlán, Jalisco.
Maribel durante su estancia en Ocotlán, Jalisco.

Su intención es hacer salir de las sombras a miles de personas como ella. Serrano cruzó la frontera con solo 4 años y tiene un complicado camino hacia la legalización. La aprobación del DACA de manos del presidente Obama en 2012 le dio la oportunidad de tener un permiso de conducir y otro de trabajo, aunque de ahí a tener un pasaporte estadounidense hay un largo camino.

Su documental, Mi vida DACA, puede ser una forma de demostrar su talento y obtener una visa. Quién sabe. De momento se dedica a contar su historia, como una joven que cursó sus estudios en Los Angeles y que comenzó a sentir la presión de no tener papeles cuando estaba en la preparatoria.

“Ahí me afectó de forma mucho más tangible porque mis amigos se empezaban a sacar el carnet de conducir y conseguir trabajo, y me sentí como una perdedora por no poder hacerlo. Fue un asunto difícil de lidiar”, explica.

Pero ahora sabe que eso no es así y que merece la pena seguir adelante defendiendo los derechos de los inmigrantes y tratando de humanizar más su situación. “Ahora me siento como un híbrido, una mezcla porque soy americana pero al mismo tiempo tengo la pasión por la comunidad latina y por entender más mis raíces. Creo que encajo bien en los dos mundos”.

El objetivo es la nacionalidad para poder volver a Jalisco cuando le plazca. Aunque lleva toda la vida del otro lado de la frontera, la tierra llama, y mucho.

Para donar fondos a la causa de Maribel Serrano, puede visitar la página Mividadaca.com. EC

Más artículos de interes