En junio la Suprema Corte de Justicia decidirá sobre la legalidad de las dos acciones ejecutivas del presidente Barack Obama

José López Zamorano para La Red Hispana

Para más de 4 millones de inmigrantes indocumentados, el mes de junio reviste una importancia mayúscula ante la inminente decisión de la Suprema Corte de Justicia sobre la legalidad de las dos acciones ejecutivas del presidente Barack Obama para ampliar el Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) y poner en marcha su versión para adultos DAPA.

Con frecuencia se olvida que tanto la primera orden ejecutiva de DACA, que ha beneficiado a unos 700,000 jóvenes indocumentados que fueron traídos por sus padres siendo menores de edad, como las dos ordenanzas subsecuentes, tuvieron lugar a raíz de la imposibilidad del Congreso de aprobar una reforma migratoria integral.

Aunque DACA y DAPA ofrecen un grado de alivio significativo para muchas familias, al dotar a varios de sus miembros de permisos de trabajo renovable y de un grado de protección adicional contra las deportaciones, está claro que la solución de fondo para la comunidad de inmigrantes indocumentados es crear una ruta clara para su legalización permanente.

La visibilidad del fallo del máximo tribunal será además magnificada porque el tema migratorio ha ocupado un lugar central en las campañas presidenciales, a raíz de las polémicas propuestas del aspirante presidencial republicano Donald Trump para deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados, elevar muros y bloquear las remesas a México.

En contraste, los aspirantes presidenciales demócratas Hillary Clinton y Bernie Sanders se comprometieron públicamente durante un debate en la cadena Univisión a poner fin a las deportaciones de niños y de personas sin antecedentes criminales, y empujar una reforma migratoria completa, en caso de llegar a la Casa Blanca.

Asimismo, dejaron en claro que no sólo respaldan los programas presidenciales de DACA y DAPA, sino que aprobarían programas ejecutivos más ambiciosos y de mayor alcance en caso de no lograrse una pronta reforma migratoria integral.

Con sólo ocho magistrados en la Corte, un empate dejaría en suspenso la aplicación de DACA y DAPA pues quedaría vigente la decisión de la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones.

Para los millones de indocumentados potencialmente elegibles es importante que se preparen para el mejor escenario posible y alisten todos los documentos que prueben su identidad y su antigüedad en Estados Unidos. EC 

Más artículos de interes