La cantante mexicana se llevó cuatro Latin Grammys por su álbum “Hasta la raíz”, superando por uno al dominicano Juan Luis Guerra

Fue una victoria temprana, fraguada desde mucho antes de que se subiera el telón MGM Garden Arena de Las Vegas. En la entrega de premios no televisada, Natalia Lafourcade comenzó a gestar su gran noche con dos gramófonos dorados, y a las primeras de cambio ya había impuesto su ley con el gran premio de la noche, el de Mejor Grabación del Año por su tema “Hasta la raíz”.

“¡Mi corazón se me va a salir! Ha sido increíble transformar el amor y el desamor hasta la raíz”, dijo Lafourcade. “El desamor me ha enseñado que cualquier cosa que nos duele se puede transformar en momentos hermosos que se comparten con amigos”.

Una hora y media más tarde parecía que asestaba el golpe definitivo al llevarse el gramófono dorado a la Mejor Canción del Año por el mismo tema, una alegría compartida además con el hombre que partía con una nominación más, el compositor, músico y cantante, Leonel García, responsable también de “Hasta la raíz”.

Sin embargo, un clásico se coló en la fiesta de la mexicana. El último nombre en sonar no fue el suyo sino el del dominicano Juan Luis Guerra, ganador del Álbum del Año con “Todo tiene su hora”, completando un total de tres con el de Mejor Álbum Tropical Contemporáneo y el de Mejor Canción Tropical por “Tus besos”.

En clave española, Alejandro Sanz se impuso en la categoría de Mejor Álbum Pop Vocal Contemporáneo con “Sirope”, sumando uno más a su colección de 15 grammys latinos en casi 30 años de carrera.

En categoría pop-rock, Maná se llevó el premio por “Cama incendiada” y aprovechó la gala para lanzar una campaña en favor de una reforma migratoria para los millones de indocumentados que viven en las sombras desde hace años. “La idea no es sacar a toda esa gente del país”, dijo Fher Olvera, el líder de la formación. “Los trabajos más difíciles los hacen muchos latinos”, dejando caer de forma implícita que no voten por Donald Trump.

También en inglés, o al menos una parte, sonó el “Fiesta” de Bomba Estéreo en colaboración con Will Smith, en lo que fue el retorno a la música del rapero en una década. EC

Más artículos de interes