Disney se ha lanzado a la adaptación del cuento popular 65 años después de su versión de dibujos animados

Hollywood sigue instalado en la era de la escasez de ideas y las apuestas seguras, y dentro de ese capítulo de sequía se ha dado una proliferación de adaptación de cuentos populares como el que ahora nos ocupa, “Cinderella”, versión  de la cinta animada de hace ya 65 años.

Pese a ser una historia conocida como la de “Hansel y Gretel” o “Caperucita” o el mismo “Peter Pan” —adaptada bajo el título Hook en 1995 con Dustin Hoffman como protagonista—, no siempre es un reto fácil recrear o convencer al público de volver a ver algo que ya saben de principio a fin.

Por eso, llama la atención el elenco de gente que ha utilizado Disney para darle un toque relevante a la historia popular cuya primera versión vio la luz en 1634 de manos del poeta napolitano Giambattista Basile y que después pasó por la manos de los inmortales hermanos Grimm.

Toda esa historia ha caído en manos del británico Kenneth Branagh, un director que siempre tuvo fascinación por los relatos de carácter histórico y la obra de William Shakespeare.

Branagh ha explicado en diversas oportunidades que le atrajo la historia al explorarla más a fondo, pero que no se sintió del todo convencido hasta que no tuvo a su protagonista confirmada. Para ello, las audiciones fueron eternas, con las candidatas teniendo que pasar hasta nueve pruebas de casting.

“No consideras que vas a hacer una película hasta que no tienes esa pieza del casting”, dijo el realizador. Por eso cuenta que cuando se incorporó al proyecto aún no había dado con Lily James, conocida por su papel en la aclamada serie “Downton Abbey”.

James se había presentado a uno de los papeles secundarios, el de una de las hermanastras, pero a Branagh le cautivó su voz y se decantó por ella para el papel de La Cenicienta. “Era la calidez y esos colores los que necesitábamos”, explicó.

En cuanto a su versión, asegura que es diferente a todo lo anterior, con un respeto a los textos clásicos y alejado de las “libertades” que se han tomado otras versiones en el pasado, empezando por la propia película animada de Disney, que ha marcado un tanto el camino a seguir. EC 

Compartir

Más artículos de interes