La joven de 16 años cantará en el acto inaugural del Presidente electo, criticada por tener una hermana transgénero que no viajará a Washington

Juliet y Jackie Evancho son dos hermanas en el ojo del huracán. Una, Jackie, de 16 años, por haber aceptado cantar durante el acto inaugural del futuro presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la otra, Juliet, por ser el motivo de una demanda de su familia contra el distrito escolar de Pittsburgh sobre su derecho a usar el baño de mujeres. Juliet, de 18 años, es transgénero.

Esos dos factores explican la cadena de insultos en redes sociales que les han llovido a ambas. Dicen que es duro de aguantar, pero que su amor, el de la una por la otra sigue intacto. Aún así Juliet ya ha confirmado que no estará viendo a su hermana cantar en Washington ante semejante baño de masas. Y no lo hará no por cuestiones de ámbito político sino por tratar de eludir la atención y apagar el fuego de las críticas vertidas en su contra.

Las hermanas Juliet y Jackie Evancho

“Definitivamente estaré ahí”, aseguró en una entrevista concedida al The New York Times, pero “en espíritu”, un gesto que su hermana agradece y entiende. Ella, por su parte, se ha limitado a explicar que no cantará en el acto inaugural del 20 de enero por Trump específicamente, sino por su país.

Lo ve como una oportunidad y una extensión a una racha que comenzó a raíz de su paso por “America’s Got Talent”, el programa de NBC que cada semana expone talento amateur al resto del país. En cuanto a Trump, cuenta que lo conoció en un evento de su residencia en Mar-a-Lago, en Florida, y que fue “muy educado”, por lo que decidió aceptar su oferta de cantar en su acto inaugural.

De momento, parece la única solista confirmada para darle la bienvenida al republicano. La lista de los que han dicho que no es extensa, desde Andrea Bocelli hasta David Foster, el compositor y “padre musical” de Jackie.

Los que sí han decidido aceptar se han visto sometidos a una dura presión desde varios círculos. Las Rockettes, la prestigiosa compañía de baile de precisión, se han visto especialmente salpicadas por la polémica. Hasta ha habido recogida de firmas por internet para que no actúen para el magnate conservador.

Aún así, Jackie sigue firme en su intención de cantar. Dice que se siente capaz de actuar y apoyar a su hermana al mismo tiempo, aunque la hayan criticado con dureza por tener a su lado a una transgénero y hacerle un guiño a Trump al mismo tiempo. “Para mí no es una cuestión política”, dijo sobre la demanda del uso de los baños para mujeres. “Es una cuestión de aceptar a la gente por lo que son”.

En cuanto a Juliet, pretende ser una modelo en el futuro y luchar al mismo tiempo por los derechos de la comunidad gay y transgénero en Estados Unidos. De momento deberá sobrevivir al acoso escolar y al entorno, envuelta en una aureola de controversia por la cercanía de la fecha para el homenaje a Trump.

 

Compartir

Más artículos de interes