La actriz protagoniza ‘Wild’, una conmovedora cinta sobre una mujer con problemas de adicciones que camina durante 1.000 millas para encontrarse a sí misma

Hace ocho años, Reese Witherspoon se hizo con el sueño de la mayoría de las actrices de Hollywood, un Oscar de la Academia por su papel en “Walk the Line”,  algo que ahora tiene al alcance con su interpretación de la tenaz e intensa, “Wild”, una cinta creada y hecha a la medida de la pequeña actriz de Arkansas.

El resultado es un largometraje riguroso, duro de digerir y conmovedor a ratos, la historia de Cheryl Strayed, una mujer que en la vida real decidió recorrer a pie más de 1.600 kilómetros a raíz de su divorcio, del fallecimiento de su madre y de años de un comportamiento poco beneficioso para su existencia.

El filme de Jean-Marc Vallée es Witherspoon de principio de fin, una adaptación de la novela de Strayed, “Wild: From Lost to Found on the Pacific Crest Trail”, un libro que llamó la atención de la actriz de 38 años, en busca de nuevas fronteras que explorar en su ya dilatada carrera en el cine.

“Wild” es el primer proyecto de su productora, un título que después adquirió Fox Searchlight Pictures para darle forma con un guión de Nick Hornby en el que ha colaborado activamente la propia Reese Witherspoon.

A punto de estrenarla en Estados Unidos, y con los críticos hablando de sus muchas posibilidades en la temporada de premios, la protagonista no puede estar más satisfecha con el esfuerzo. “De lejos, esta es la película más dura que he hecho en mi vida”, explicó la actriz durante el rodaje en Oregon. “No caminé 1.000 millas, por supuesto, pero fue un tipo de rigor físico diferente. Tuve que correr por una colina con una mochila de montaña de 25 kilos de peso y me decían: espera, esa mochila no parece lo suficientemente pesada. Ponte esta mochila de 40 kilos y sube por la colina nueve o diez veces’.

Cuenta además que no había descansos ni para comer ni para ir al baño. “Fue una locura, pero fue maravilloso”, por aquello de ser “una inmersión completa” y por no haberse sentido nunca tan cercana a una plantilla en un rodaje. “Literalmente cargamos el uno con el otro y con el equipo”.  EC 

Compartir

Más artículos de interes