Justin Lin se ha encargado de dirigir la tercera entrega de esta popular trilogía galáctica

Es un universo que también tiene lo suyo pese a no haber alcanzado nunca la magnitud de “Star Wars”, una saga que de la mano de J.J. Abrams revivió en una tercera trilogía y que ahora hace lo propio con el capitán Spock y compañía en una tercera entrega de la renovada franquicia, “Star Trek Beyond”.

En este caso Abrams ha preferido hacerse a un lado, metido en labores de productor ejecutivo tras haber dirigido las dos primeras, “Star Trek” en 2009 y “Star Trek Into the Darkness” en 2013, una cinta que lleva la firma de Justin Lin con guión de Simon Pegg y Doug Jung, y que a su vez está basada en la serie creada por Gene Roddenberry.

Como continuación que es de una visión mucho más actualizada y moderna que las entregas anteriores —cabe recordar que este es el largometraje número 13 que se hace de esta saga—, la columna vertebral del reparto se mantiene invariable, con Chris Pine y Zachary Quinto repitiendo en sus papeles de James T. Kirk y el Capitán Spock, además de Pegg, Karl Urban, Zoe Saldaña, John Cho y Anthony Yelchin en sus mismos roles. Las nuevas incorporaciones han corrido a cargo de Idris Elba y Sofia Boutella, desarrollando nuevos personajes para darle más variantes a la franquicia.

La trama, como se ha descrito al público, gira en torno a la tripulación del USS Enterprise, a medio camino de su misión de cinco años, y que se ve atacada por una fuerza imparable de alienígenas, obligándolos a abandonar la nave. Eso les pone en una situación complicada puesto que se ven en un planeta desconocido y luchando contra un enemigo despiadado.

De darle forma se ha encargado el británico Pegg, que en poco tiempo se ha convertido en un recurso fundamental para muchos directores en Hollywood, uno de los mejores amigos de Abrams, por ejemplo. Con respecto a esta nueva entrega, Pegg dice que era una enorme responsabilidad y que lo que han intentado era cuestionar la idea original de la saga creada por Roddenberry.

“Su idea era la de una Federación que supusiera una especie de Naciones Unidas en el espacio”, explicó en una entrevista con el diario británico The Guardian. “Queríamos preguntarnos si la idea era buena o más bien como una especie de fuerza colonizadora”. EC 

Más artículos de interes