La actriz mexicana celebra su aniversario centrada en su familia y sin abandonar su carrera en el cine

Hace años desde su punto álgido en la meca del cine, pero ahí queda lo logrado para los registros. A los 50 años que hoy cumple, Salma Hayek sigue siendo abanderada de la causa hispana en Hollywood, una de las mujeres que consiguió romper barreras en una meca del cine plagada de prejuicios y hacerse estrella sin caer en estereotipos, abonando el terreno para compañeras como América Ferrera, Sofía Vergara o Eva Longoria.

Lo logró junto a Antonio Banderas, otro que llegó a Los Angeles a hacerse grande a fuerza de trabajo y sacrificio. Con “Desperado”, la cuarta película de la mexicana nacida en un pueblo de Veracruz en 1966, se hizo visible para los estudios de Hollywood. Y eso que al aterrizar en Los Angeles con ganas de probar suerte en el mayor mercado del mundo, sus obstáculos fueron varios. Su inglés era casi inexistente y tenía dislexia.

Robert Rodríguez fue el que vio algo especial en ella y le dio el rol junto a Banderas.

A partir de ahí, comenzó a hacerse con papeles secundarios como el de “Caza legal” o el de “Four Rooms”, seguido por su rol protagonista en “Solo los tontos se enamoran”, una comedia romántica junto a Matthew Perry, entonces de moda por su papel en “Friends”.

Pero nada como “Wild Wild West” en términos de codearse con dos grandes estrellas del momento como Will Smith y Kevin Kline, un experimento moderno con Barry Sonnenfeld como director. El reconocimiento le llegaría con su trabajo más notorio hasta la fecha, “Frida” (2002), nominada a mejor actriz por la Academia de Hollywood y al Globo de Oro.

Ahora, a sus 50 años, Hayek sigue activa en lo suyo aunque muy centrada en su principal motivación: su hija de 9 años fruto de su matrimonio con el multimillonario francés François-Henri Pinault. Tiene películas por delante, como un rodaje con el director puertorriqueño Miguel Arteta, pero sabedora de la dificultad para las mujeres de su edad de mantener la prominencia en el medio.

“Lo peor que puedes ser en Hollywood es ser una mujer de más de 40 años. Además de eso yo tengo acento, soy disléxica, soy de baja estatura y un poco rellenita. Todo lo que se imagine yo lo tengo, pero aún así aquí estoy”, aseguró la actriz hace unos años en una entrevista con la revista Harper’s Bazaar.

Esta mexicana universal parece tenerlo claro, dedicada además a su faceta como empresaria —lanzó hace unos años una línea de cosméticos— y a diversas causas filantrópicas. Una de ellas es la violencia doméstica contra las mujeres y otra la crisis de los refugiados sirios. Hayek estuvo en uno de los campos recientemente.

Un trayectoria notable para una mujer de 1,57 metros de estatura de buena familia en México, hija de una cantante de ópera y de un ejecutivo de una petrolera, una mujer de talento y carácter fuerte, decidida y carismática, una de esas actrices que le gustan a casi todo el mundo.

@pscarpe

Compartir

Más artículos de interes