Si le llaman la atención un mundo de fantasía en el antiguo Egipto con montones de acción, esta es su clase de película

Producciones como Gods of Egypt, con una producción de 140 millones de dólares, son casos cada vez más raros en Hollywood de cintas alto presupuesto y con una llegada a los cines relativamente discreta, sin el ruido que una inversión semejante suele producir semanas antes de su estreno.

Se trata de una fantasía estadounidense ambientada en el antiguo Egipto y centrada en las figuras de los dioses que marcaron a gran parte de la sociedad de aquella época, una fábula de carácter histórico pero con mucha fantasía y tintes apocalípticos, que, pese a lo espectacular de su presentación a través del tráiler, tiene muchas opciones de convertirse en un sonado fracaso en taquilla.

Tiene en contra la época más bien fría para estrenos de este calibre y la falta de estrellas rutilantes a la cabeza, con Gerard Butler y Nikolaj Coster-Waldau como portadores del peso de la cinta, y el hecho de que muchos espectadores están más pendientes de ver las cintas candidatas al Oscar —la gala de entrega de los premios es ese mismo fin de semana— que de consumir nueva oferta.

Por eso Summit Entertainment y Lionsgate confían en captar al espectador ávido de aventuras con una gran cantidad de fantasía y efectos especiales de última generación para dotarle a ese mundo de dioses y guerreros de una épica modernista, pese a estar ambientado en el antiguo Egipto.

Además de Butler y de Coster-Waldau, en el reparto están Brenton Thwaites, Chadwick Boseman, Elodie Yung, Courtney Eaton, Rufus Sewell y Geoffrey Rush, todo bajo la dirección de Alex Proyas, el mismo responsable de títulos como “The Crow”, “I, Robot” y Knowing. Su obra está marcada por un tono más bien oscuro y el gusto por temas de corte apocalíptico.

Para Proyas, la cinta tiene valor sentimental por la temática, una trama ambientada en su país natal. Proyas nació en Alejandría y se trasladó con sus padres a Sydney con solo tres años, donde adquirió la nacionalidad australiana. En su país adoptivo se dio produjo un rodaje complejo debido a la magnitud y la dificultad técnica de la cinta. EC 

Más artículos de interes