Pixar presenta la secuela de la que fue un gran éxito de taquilla y de público

Pixar, bajo la bandera de Disney, parece haberse redimido en su andadura desde la época en la que empezaron a acusar a los estudios desde fuera de solo producir secuelas, seguro ahora de lanzar al mercado Finding Dory después de los estrenos positivos de Inside Out y The Good Dinosaur.

Se trata de Finding Dory, la continuación de Finding Nemo, una simpática y conmovedora historia que llega 13 años después de estrenar el producto original y calar hondo en el corazón de los espectadores. La secuela cuenta con Andrew Staton, el director de la original, como el encargado una vez más, no solo como realizador sino como guionista de una historia que vuelve a explorar lo más profundo de los océanos y sus coloridos habitantes.

La cinta además está codirigida por Angus McLane, siguiendo a un pez amnésico como Dory que parece recordar parte de su pasado y que quiere volver a sus orígenes tras el golpe de claridad mental. Se quiere reunir con su familia en la costa de California, viajando hasta el Instituto de Vida Marina de Monterey, donde conoce a Bailey, una ballena blanca, a Destiny, un tiburón ballena, y a Hank, un pulpo que se convierte en su guía.

Como en la primera cinta, el reparto de voces detrás de los personajes es muy amplio, con Ellen DeGeneres haciendo de Dory, Albert Brooks como Marlin, y una larga lista en la que están Diane Keaton, Eugene Levy, Ty Burrell, Willem Dafoe e Idris Elba, entre otros.

Todo de la mano de Stanton, un hombre que nunca abandonó la idea de hacer otra película pese a las dificultades para llevarla a buen puerto tantos años después. Stanton dice que creció junto al océano y que eso le animó a contar la historia del fondo del mar. “Pensé que sería un lugar fascinante para hablar de los asuntos comunes de la vida, porque es algo muy vivo que representa tanto la vida como la muerte. Es algo muy complejo y que nos da miedo al mismo tiempo”. EC

Más artículos de interes