Este fin de semana se estrena “The Masked Saint”, una historia basada en la vida real de un luchador profesional que se convirtió en pastor

En la lucha libre mexicana el nombre de El Santo es casi sagrado. Sin llegar a tanto, también en la lucha estadounidense hubo un luchador llamado The Saint que en la década de los ochenta se hizo famoso porque años después se convirtió en pastor de una iglesia bautista en el estado de la Florida.

Chris Whaley no solo fue predicador y figura del ring, también se dedicó a escribir y una de sus novelas se ha transformado en película: “The Masked Saint”, cinta que se estrena este fin de semana llevando en el rol protagónico a Brett Granstaff como Chris “The Saint” Samuels y a Lara Jean Chorostecki en el papel de su esposa.

Además de toda la acción y suspenso de un personaje que tiene que regresar a las arenas después de haberse retirado para dedicarse a su familia y feligreses, el enmascarado también se preocupa por llevar un poco de justicia a las calles de la ciudad, convirtiéndose así en un héroe de los desvalidos. Pero no todo es tan fácil como suena, Chris tiene que enfrentar grandes desafíos tanto en el plano físico como en el emocional, situaciones que lo colocan al borde de la desesperación en más de una ocasión.

La historia del santo enmascarado guarda grandes similitudes con otro personaje mexicano que hizo época y que sigue siendo parte de la pintoresca cultura de la lucha libre en el vecino país del sur. Se trata de Fray Tormenta, un luchador muy querido por las masas que además es un sacerdote católico que en sus mejores años tuvo que recurrir a las patadas voladores y los topes suicidas para llevar comida y sustento a los niños de su orfanato.

“The Masked Saint” es una de las varias películas que arranca el nuevo año sin muchas pretensiones y sin acercarse siquiera a la gran favorita de la semana “The Revenant”, pero que al menos espera el respaldo de un sector del público que le gusta ver en pantalla historias simples basadas en hechos de la vira real, que además cuentan con el mensaje implícito de la superación del ser humano y la generosidad hacia los demás. EC

Más artículos de interes