Jonás y Alfonso Cuarón presentan “Desierto”, con la potente actuación de Gael García Bernal y el tema de la inmigración como fondo

La película “Gravity” se llevó siete premios Oscar luego de su estreno en el 2013. Al timón estaba el mexicano Alfonso Cuarón. El guionista fue su hijo, Jonás. Ahora los papeles se han invertido con “Desierto”, una cinta que triunfó en los festivales de cine de Londres y Toronto, y que lleva como director a Jonás y como productores a su papá Alfonso y a su tío Carlos. Los Cuarón en pleno.

“Desierto” tiene toda la carga de adrenalina minimalista de “Gravity”. Parece que solo cambia el escenario, el cual termina por convertirse en otro protagonista de peso. El vasto espacio lo fue en la cinta estelarizada por Sandra Bullock y lo mismo pasa con el infernal desierto que acompaña en todas las secuencias a Gael García Bernal, quien se pinta solo para sacar adelante historias tan humanas como la que se narra en este segundo largometraje de Jonás.

La trama comienza cuando un grupo de inmigrantes hispanos se lanza a cruzar el peligroso desierto para llegar a Estados Unidos. Pero el camión en el que se transportan se queda varado y no les queda otra salida que seguir a pie. Entre ellos va Moisés (Gael), quien tiene motivos de sobra para cruzar al otro lado. Las inclemencias de un territorio hostil no son el único peligro que acecha a los inmigrantes, un vigilante estadounidense llamado Sam (Jeffrey Dean Morgan) está a la caza de personas armado con una escopeta, una camioneta y un perro. Así van cayendo muchos, víctimas de la balas de este personaje con marcados tintes racistas. Y también comienza una diabólica persecución en la que Moisés se convierte en una presa indefensa y asustada, pero con la firme determinación de mantenerse con vida.

“En ‘Desierto’ quería crear una película atrapante que cautivara a la audiencia con esa misma clase de experiencia visceral y catártica y que también le permitiera reflexionar sobre este tema tan complejo que hace foco en la situación muchas veces devastadora que los inmigrantes enfrentan en la búsqueda de una vida mejor”, dijo Jonás.

La cinta parece tener todos los elementos para competir en la próxima entrega de los Oscar. Con los Cuarón y Gael García Bernal involucrados, tiene grandes posibilidades de hacer mucho ruido. EC 

Más artículos de interes