La cinta de fantasía es la primera colaboración entre Spielberg y Disney en 45 años

Pocos directores se pueden dar el lujo de presentarse en un certamen como el festival de cine de Cannes con una de fantasía para niños y llevarse una cerrada ovación, un estupendo arranque, en cualquier caso, para “The BFG”, que el 1 de julio se estrena a nivel mundial.

La apuesta por la adaptación de la novela de Roald Dahl —autor de ‘Charlie y la fábrica de chocolate’— representa la primera colaboración entre Steven Spielberg y Disney en más de 45 años, por eso la enorme expectación por una cinta que cuenta la historia de una niña secuestrada por un gigante amistoso para acompañarle en su soledad y que se embarca en una misión para detener a otros gigantes y sus malas intenciones.

Kathleen Kennedy y Frank Marshall comenzaron el desarrollo del proyecto en la década de los 90 y muchos años después, en septiembre de 2011, Dreamworks se quedó con los derechos del libro de Dahl, con Spielberg confirmado como director y Disney sumándose al proyecto junto a otras productoras.

El resultado es una película con una muy buena acogida por parte de la crítica y la expectativa de hacer una excelente caja, en medio de un verano que ha venido marcado por los resultados decepcionantes en lo que a recaudación se refiere.

Para esta causa, Spielberg se decantó por Mark Rylance como el protagonista del viejo gigante que secuestra huérfanos y por Ruby Barnhill, la joven que se acabó llevando el papel tras meses de búsqueda.

Spielberg reconoce que ya pensaba que no conseguirían a la niña que buscaban hasta que escuchó a Ruby Barnhill leyendo una parte del guion. “Ya estábamos a punto de comenzar la producción y sentíamos que no lo íbamos a conseguir”, explicó el realizador. Entonces conoció a esta joven que encajó a la perfección con lo que estaba buscando.

La británica de 11 años, que nunca antes había trabajado en una película, se mostró sobrepasada por la experiencia y por la grandeza del genio con el que le ha tocado debutar. “Sabía de lo importante que era cuando trabajé con él, pero le veía como un amigo”, dijo. “Cuando llegué a Cannes me di cuenta de lo importante que es y de lo mucho que le admira la gente”. EC 

Más artículos de interes