Julianna Rodríguez es una de los ocho estudiantes que recibirá un reconocimiento durante la Ceremonia Anual de los National Youth Awards

Pocos estudiantes son los que confiesan abiertamente que les gustan las matemáticas. Julianna Rodríguez es una de ellas, y gracias a que los números son su pasión, esto le ha permitido ser una de las ocho estudiantes (la única de California) que recibirá un reconocimiento durante la Ceremonia Anual de los National Youth Awards, la cual se llevará a cabo este 26 de enero en Miami, Florida.

“Es maravilloso, ya he visto el programa y solo estoy a la espera de que llegue ese día”, dijo emocionada esta brillante estudiante del último año de preparatoria en la Temecula Valley High School, quien añadió que la acompañará su mamá, Judith Rodríguez.

Julianna se ganó su lugar en la categoría Innovación & Tecnología por el plan que incluyó en su solicitud de ingreso a los premios. Se le ocurrió nada menos que crear un contenedor de agua potable para la gente necesitada de un pueblo en Guatemala.

Julianna (vestida de negro) en una pose divertida con otra de las premiadas.

“Hay un grupo en San Diego que se llama Global Leadersgip Adventures (GLA). Me invitaron a participar en un viaje por tres semanas a Guatemala y conocimos varias ciudades cerca de Quetzaltenango. Allí visitamos un pueblo que se llama San Andrés Xecul, donde muchos de sus habitantes solo tenían agua que les llegaba una vez al día por la mañana porque no tenían donde almacenarla; solo los que tenían dinero podían comprar tanques para guardarla, pero la mayoría de la población no podía. Eso puse en mi solicitud: que algún día me gustaría inventar algo que les ayude a almacenar agua o hacer algo para que no tuvieran que pagar mucho para comprar un tanque de almacenamiento”, explicó Rodríguez.

Parece ser la mejor aplicación de su amor por las matemáticas para ayudar a los más necesitados. Esta combinación es lo que la ha puesto como ejemplo de liderazgo. Sobre su gusto por los números, la ciencia y la tecnología (ahora conocidas como materias STEM), Julianna comenta que le gustaron desde que cursaba el tercer grado. “Me encantan las matemáticas. Siempre veo de qué manera puedo usar los números para hacer las cosas. Todos me dicen que estoy loca, pero así es; y ahora con la ingeniería hay muchas cosas por explorar”, comenta la estudiante hija de padres mexicanos.

Sobre su futuro académico, Julianna manifestó su deseo de ir a MTI (Massachusetts Institute of Technology). “Ya visité la escuela. Me invitaron para hacer un viaje con todo pagado, fueron 4 días y me encantó la universidad, la ciudad de Boston y la gente”, dijo Rodríguez, que por cierto puede presumir de tener un GPA acumulado de 4.55. Un genio en toda la extensión de la palabra.

La chica dijo que como parte del premio le van a dar una beca para continuar sus estudios, aunque comentó que también puede ser dinero para poner en marcha el proyecto que tiene en mente: lo de los tanques para almacenar agua. Por ahora se dedica a prepararse para su graduación y para darle consejos a su hermano Oliver, de 13 años de edad. “Quiero que aprenda a que hay que encontrar un equilibro entre diversión y estudio, que no siempre es ir de la casa a la escuela y luego hacer la tarea; se pueden hacer otras cosas diferentes, como ir al parque a jugar béisbol y estudiar al mismo tiempo. En fin, que se puede disfrutar de la vida al mismo tiempo de saber que la escuela es importante”. Bien dicho, Julianna. EC

Para más información sobre los premios, visite www.HispanicHeritage.org

Compartir

Más artículos de interes