El equipo L.A. Galaxy fichó al inglés Steven Gerrard, quien llegará el próximo verano, cuando termine su contrato con el Liverpool

Se necesitaba un monstruo para reemplazar a otro, al prematuramente retirado Landon Donovan en el Galaxy de Los Angeles. La directiva contrató por 18 meses al mediocampista Steven Gerard.

El Capitán Fantástico es el jugador insignia del Liverpool inglés. Lleva con los Reds 17 años, pero decidió darle un giro a su vida y su carrera anticipando un poco el retiro que se aproxima. “Es un buen momento de cambio para mí y para mi familia”, declaró el inglés a ESPN.

Se presume que el jugador de 34 años recibiría un sueldo de alrededor de 6 millones de dólares al año, cifra que es casi la mitad de lo que cobra en el Liverpool, aunque podría meterse más dinero en los bolsillos al explotar sus derechos de imagen y los patrocinios que de seguro tocarán a su puerta.

Para la temporada que comienza el 6 de marzo destacan los nombres de otras tres estrellas. El español David Villa y el inglés Frank Lampard vestirán los colores del Cosmos de Nueva York, mientras que el brasileño Kaká lo hará con los Leones de Orlando City, ambos nuevos equipos de expansión.

Gerrard es un formidable jugador polivalente. Fuerza, visión de campo, salida con balón dominado, potente disparo de media distancia y definición en el área enemiga. Puede jugar de recuperador, de volante ofensivo y hasta de media punta. Un paquete completo que sin duda será uno de los astros a seguir cuando se integre a la acción luego de terminar la temporada y su contrato con el Liverpool, el próximo verano.

El técnico del Galaxy Bruce Arena, puede estar satisfecho con su nueva contratación. Con la desaparición de Chivas USA su equipo se llevará todos los reflectores y con Gerrard en la cancha, será otro imán para que el StubHub Center tenga butacas llenas toda la temporada.

Gerrard tendrá algunos meses más para despedirse de sus compañeros, de esa ruidosa afición que nunca lo dejó solo. “You’ll never walk alone” retumbará en Anfield más fuerte que nunca. Mientras allá le dirán adiós con lágrimas, Los Angeles lo recibirá con grandes sonrisas. EC

Compartir

Más artículos de interes