La mayoría de los equipos de primera división mantienen su desprecio por un torneo que tampoco ha ayudado a los clubes de abajo

El campeón Chivas perdió su primer partido de copa ante los Bravos de Juárez. ¿A quién le importa? De lo que más se habla es de la foto que se tomó el equipo en la Basílica de Guadalupe y de que si no se apura en la liga, se volverá a acercar al precipicio del descenso.

Pero Guadalajara no fue el único que mordió el polvo en esta primera fecha. De los once equipos de primera que participan, solo tres ganaron su compromiso. ¿Por qué tanta indiferencia? Vamos a ver, la Copa MX resurgió en el 2012 para, entre otras cosas, para que los clubes de la división de ascenso puedan medir fuerzas con los encumbrados y permitiendo que, de paso, sus aficiones también se beneficien viendo en la cancha a muchos de sus ídolos con el plus de poner un dinerito extra en las arcas de dicha institución.

No ha dado resultado. En sus mejores años, el torneo de copa se consideró de igual nivel al de liga. Dicen que eran unos agarrones de miedo, emocionantes y llenos de fervor en las gradas. Era tan importante que podía borrar un mal desempeño en el torneo de liga. Levantar la copa añadía prestigio, aparte de trofeos en la vitrina.

Hoy no es así, muchos estadios parecen cementerios. Vaya, ni los equipos de segunda meten a todos sus titulares. Para los de arriba es una buena oportunidad para darle minutos a los suplentes y a los que van saliendo de una lesión. Ya saben que con un poquito que aprieten pueden meterse a la ronda final. Los últimos cinco campeones de la Copa MX han sido del máximo circuito.

León es el que dio el ejemplo en el arranque. No se guardó nada ante el Necaxa y lo devoró por 5-0. Ojalá que los Panzas Verdes mantengan la misma fiereza en lo que resta del torneo Al resto no se les pide goleadas como esta, pero sí que al menos pongan en la cancha a más titulares y que no se conformen con presentarse, jugar a medio gas y ya, sino a buscar la victoria desde el pitazo inicial. Eso sería un buen principio para que esta copa se antoje. EC

Más artículos de interes