El flamante campeón del fútbol mexicano mantiene casi intacto su plantel de cara a un nuevo torneo. ¿Quién podrá detenerlo?

Después de cuatro largas semanas de espera, por fin este viernes hay fútbol en México con el arranque del Torneo Clausura 2016. A diferencia de los que le van a los Tigres, a los demás ya les urge que ruede el balón para sanar heridas y alimentar esperanzas.

Con el equipazo que tiene, Tigres se asoma como el candidato número uno para ganar el bicampeonato, emulando de esta forma a Pumas y León como los únicos que han repetido en la historia de los torneos cortos.

El cuadro norteño es una máquina difícil de detener, sobre todo cuando su frente de ataque apunta y dispara. Lo malo viene cuando su técnico los echa para atrás en momentos decisivos. Pero aun así, estos Tigres tienen todo para defender la corona y volver a destacar en la Copa Libertadores.

¿Quién podrá detenerlos? En el caso de los Pumas se ve difícil, sobre todo por la floja demostración que dio en la liguilla pasada. Las Águilas del América tienen armas suficientes para meterse en la pelea, siempre y cuando no se peleen entre ellos y jalen parejo como equipo. Parece complicado con ese plantel plagado de estrellas que compiten por el liderazgo en solitario.

Monterrey podría ser la gran sorpresa de este nuevo torneo, sobre todo con la incorporación del uruguayo Carlos Sánchez y el regreso del Walter Ayoví, quienes se unen a Funes Mori, Edwin Cardona y Dorlan Pabón para fortalecer el ataque rayado.

Con Cruz Azul ya ni se sabe. Con sus nuevas contrataciones y con un Tomás Boy más aclimatado dicen que este es su año para levantar la copa. Con la Máquina hasta no ver, no creer. Lo bueno hasta ahora es que ya se deshizo de varios jugadores que ni fu ni fa.

Dos equipos que pueden ser el caballo negro del torneo son Toluca y Veracruz. Pero los Diablos Rojos son una incógnita; son como el incienso, que nomás echa humo pero no acaba de encender. En cuanto a los Escualos, al puerto llegaron varios refuerzos, aunque su columna vertebral sigue siendo la misma. Si los Tiburones mantienen el ritmo del torneo pasado, se pueden devorar a cualquiera. EC

Más artículos de interes