Atlético de Madrid apelará a la garra para no ser otra víctima más del equipo temido de todos, un Barça que tiene sed de venganza

Mientras los seguidores del Barcelona se rascan la cabeza por la piedra que le tocó a su equipo en los cuartos de final de la Champions, los del Real Madrid están que brincan de contentos por haber sido favorecidos por la madre fortuna.

Nadie quería al Barcelona como rival y mucho menos un Atlético de Madrid que ha sido su cliente en sus últimos seis enfrentamientos, pero los del “Cholo” Simeone no son precisamente un “flan” como el que le tocó a los Merengues.

Los de Luis Enrique tienen cuentas pendientes que se quieren cobrar. Hace dos años fueron eliminados de la Champions por un Atlético que también les arrebató la liga. Por eso el blaugrana no debe descuidarse contra un rival incómodo, rocoso y que no da tregua los noventa minutos del partido. El equipo capitalino perdió pegada este año, pero tienen orden, entrega y pata dura.

En estas instancias cualquier ventaja es buena. En este caso, los Colchoneros cerrarán su serie en casa y como van en calidad de víctimas, eso los hace doblemente peligrosos. Del otro lado, si el tridente del ataque barcelonista sigue enchufado, no habrá muralla ni estrategia que los detenga.

De los dos pececitos que quedaron en el tanque de los tiburones, uno le tocó al Real Madrid, un Wolfsburg que se coló como pudo a la fiesta de los ocho mejores. Pero no hay por dónde el equipo alemán le pueda hacer daño a los Merengues que, además, cierran la serie en el Bernabeu.

Un agarrón más parejo será el del PSG contra el Manchester City, con una ligera ventaja para los franceses que han demostrado una gran mejoría en todas sus líneas y con un Zlatan encendido de cara al arco. En cuanto a plantillas, los dos están bastante nivelados.

Nadie duda que el Bayern Munich le pase por encima al Benfica, otro equipo que muchos querían en el sorteo de la semana pasada. Pep Guardiola buscará retirarse como campeón de Europa antes de partir a Inglaterra. Contra los portugueses parece que dará otro paso a la final.

Puras conjeturas. Los partidos hay que jugarlos. Pero lo que todos se preguntan es si el Atlético podrá detener el paso del poderoso Barcelona. EC 

Más artículos de interes