El ex goleador de Chivas no piensa en el retiro y este año regresa a EEUU con un equipo de segunda división

A Omar Bravo uno quisiera verlo jugar sus últimos partidos vestido de chiva o al menos con otro equipo importante, pero el histórico goleador del Rebaño no encontró acomodo ni en la liga de ascenso, donde equipos como Dorados y Leones Negros habían mostrado cierto interés.

El de Los Mochis, Sinaloa, cumplirá 37 años este mes de marzo. Son sus últimos cartuchos y espera quemarlos… donde sea. El año pasado estuvo a préstamo en el equipo Carolina Railhawks, de la NASL (la segunda división estadounidense), pero no le renovaron el contrato.

Con el tiempo encima y como no quería engrosar las filas del desempleo, aceptó una última oferta. Alguien se fijó en él como un jugador insignia para darle brillo a una escuadra de la USL, una división semejante a la NASL. El equipo Phoenix Rising FC le ofreció la oportunidad de sacar al equipo del anonimato y para promover el fútbol semi profesional en esta parte del país.

El gobernador del Phoenix Rising FC, Berke Bakay, le dio la bienvenida: “Un jugador tan experimentado como Omar Bravo, con sus más de 300 apariciones con uno de los clubes más destacados de México, las Chivas de Guadalajara, y la selección nacional, ayudará a consolidar la alineación de juego establecida por nuestro célebre entrenador, Frank Yallop”.

“Me siento atraído por la energía y emoción que rodea a esta organización y estoy comprometido a ayudar al equipo a tener éxito. También, quiero inspirar a los miles de jóvenes dedicados al fútbol en Arizona y despertar su pasión por nuestro hermoso juego”, dijo el delantero.

La directiva del equipo de Arizona tiene grandes planes para el futuro; uno de ellos lograr un lugar en la MLS, aunque si es elegido no vería acción sino hasta el 2020. Otro es construir un estadio nuevo con clima controlado para evitar el ardiente calor del desierto. Bravo no llegará a ver nada de eso.

El Phoenix Rising FC anunció que sus boletos de temporada ya están a la venta. La directiva dijo que los aficionados que se conviertan en miembros para la compra de boletos durante la temporada, recibirán una camiseta gratis del Phoenix Rising FC además de otros beneficios a lo largo de la temporada. Más información en www.PHXRisingFC.com.

En México las oportunidades se han hecho más escasas para jóvenes y no tan veteranos nacidos allá, por eso muchos buscan un lugar en la división de ascenso, como Julio “La Momia” Gómez y César Villaluz, ambos campeones del mundo en selecciones menores. Eso sin contar a otros elementos como Jonny Magallón, Cirilo Saucedo, Fausto Pinto y Omar Arellano.

El único caso parecido al de Omar Bravo es el de Gerardo Torrado, un veterano de mil batallas que juega sus últimas cartas con el Indy Eleven, de la NASL. Para los dos era eso o el retiro. Lo bueno para el mochiteco es que llega en calidad de leyenda, de estrella, de emblema. Seguirá jugando y cobrando, y quién sabe, tal vez luego la directiva del chiverío le retribuya todo lo que le ha dado al equipo del pueblo y le permita retirarse vestido de rayas. EC

Compartir

Más artículos de interes