Durante la visita de Chivas a Los Angeles, jugadores y ex jugadores del Rebaño hablaron de la difícil situación del equipo en la tabla porcentual

Hay preocupación por el momento que atraviesa Chivas. El fantasma del descenso se acerca disimuladamente. La temporada avanza y los resultados llegan a cuentagotas. En la tabla porcentual en estos momentos solo Monarcas está más abajo. La reacción tiene que ser inmediata.

La semana pasada el Rebaño jugó un amistoso contra León en la ciudad de Carson gracias al patrocinio de Tecate. En los entrenamientos previos se vio a un grupo relajado y con mucho compañerismo, aunque en el fondo todos están conscientes de que tienen que mejorar para salir del bache.

“La clave es el trabajo, eso te va dando más confianza, más acoplamiento. Sabemos que si hay armonía en el vestidor es más fácil salir de una situación difícil, por supuesto que sabiendo que hay problemas, pero teniendo la mente clara”, dijo Jesús “El Chapito” Sánchez. Omar Bravo coincidió con lo dicho por su compañero. “Hay que mantener un ritmo fuerte y ser constantes”, comentó el goleador.

Dos leyendas de los Rojiblancos también opinaron sobre la actualidad del equipo. “Chivas está atravesando por un mal momento, pero no es de ahora, ya llevan cuatro o cinco años que las cosas no se les dan. Ojala que componga el camino, porque si llega a bajar le costaría mucho volver a regresar”, manifestó el internacional Claudio Suárez.

Por su parte, Ramón Ramírez fue más enfático al señalar las causas que han provocado la situación actual del Rebaño. “Necesitan mejorar todavía más su calidad futbolística porque el fantasma del descenso no creo que vaya a desaparecer de la noche a la mañana. A los chavos los han debutado muy jóvenes, los refuerzos no han encajado, ha habido mucha inestabilidad a nivel directivo y muchos cambios de entrenadores, todo eso ha perjudicado al equipo”, explicó Ramírez.

Lo cierto es que Chivas tiene que empezar a sumar puntos. Después de recibir a Querétaro el día 20, les toca visitar a las Aguilas del América en el estadio Azteca, el sábado 26, un clásico que puede significar mucho, para bien o para mal, en todo el entorno del equipo rojiblanco, que de por sí tiene su propia lucha para alejarse del infierno. EC

Más artículos de interes