El 13 y el 17 de este mes se juegan las dos primeras fechas de la eliminatoria de Concacaf rumbo al Mundial de Rusia 2018

15 de octubre de 2013. Se acercaba el Día de las Brujas. La maldición se cernía sobre la selección de México. Tras una terrorífica ronda en el hexagonal final, el Mundial de Brasil se les escapaba como el agua entre los dedos. En San José les tenían preparado el ataúd. El 2-1 de los ticos fue fulminante, pero la Divina Providencia quiso que el Tri no muriera todavía. En el Rommel Fernández, Panamá pasó de la gloria al infierno al perder su partido contra Estados Unidos con dos agónicos goles Graham Zusi y Aron Johannson. Así, México se quedó con el cuarto lugar y una última oportunidad en el repechaje. Lo demás ya es historia.

México se prepara otra vez para la carrera mundialista. La cuarta ronda en la eliminatoria de Concacaf arranca con las dos primeras fechas el 13 y el 17 de este mes. Para el mundial ruso es un larguísimo camino, pero hay que empezar a dar los primeros pasos… sin caerse.

El Tri es favorito en su grupo. Honduras, El Salvador y Canadá lo acompañan. El equipo llega con nuevas ideas bajo la batuta de Juan Carlos Osorio. El viernes 13 recibe a La Selecta, una escuadra mermada por fuertes crisis internas y acostumbrada a sufrir. La segunda fecha será más complicada. San Pedro Sula espera a México el 17 de noviembre y no será con los brazos abiertos.

México tiene algunas dudas. No se sabe cómo va a funcionar el nuevo sistema de Osorio. Hay lesionados que no verán acción. Rafa Márquez y Moi Muñoz se quedarían fuera. Nuevas caras, Luis Fuentes y Alejandro Castro. Pumas empieza a aportar. Regresa Hugo Ayala. Jürgen Damm también se metió a la lista. Los demás son viejos conocidos.

Del resto de los involucrados, hay otros que le competirán la supremacía a los aztecas. Estados Unidos, Costa Rica, Honduras y Panamá levantan la mano.

No hay que adelantar resultados, luego hay que tragarse las palabras. Lo que sí se puede apreciar es que México arranca este capítulo como favorito. El desenlace dependerá de lo que nos deje la batalla sin cuartel que empieza en pocos días. EC

Más artículos de interes